Carlos Eduardo Vasco
Ciencias de la Educación
Matemático, físico, investigador en ciencias de la educación, filósofo, teólogo, exsacerdote y paisa, Carlos Eduardo Vasco fue además uno de los diez integrantes de la "Misión de Sabios" en 1994.
-
Perfil elaborado en abril de 2006

Alto y elegante; tímido y pausado en su conversación; abierto a escuchar con atención a su interlocutor, Carlos Eduardo Vasco conjuga humanismo, religión y ciencia, y asume su filosofía de la vida con la tranquilidad de haberse propuesto infinidad de preguntas, que le han suscitado todavía más interrogantes y apenas unas pocas respuestas. Sus hermanos lo definen como "un experto en todos los infinitos: el infinito teológico, el infinito filosófico, el infinito físico y el infinito matemático".

Ya estaba matriculado en la Facultad de Minas de Medellín para iniciar su carrera de ingeniería en 1955 cuando cambió de opinión y resolvió irse de jesuita. Era Navidad. La noticia impactó a sus padres, pues tenían otras expectativas para su hijo, el mayor de los varones -eran tres- y apenas un año menor que su hermana Margarita María. Su decisión estaba tomada. Un mes después se despidió de todos y partió para Santa Rosa de Viterbo, en Boyacá, en donde pasó dos años como novicio y dos como estudiante de humanidades.

Permaneció 40 años en la Compañía de Jesús, y agradece las "infinitas" oportunidades de formación que le ofreció la orden jesuita. Gracias a ella estudió su licenciatura en filosofía y letras en la Pontificia Universidad Javeriana, en Bogotá, una maestría en física teórica y un doctorado en matemáticas, en San Luis, Estados Unidos, y otra licenciatura en teología en Frankfurt, Alemania. Gracias también a ella aprendió diez idiomas, visitó muchos centros académicos e intelectuales, monumentos y museos, y tuvo contacto con pensadores, profesores y estudiantes de la Escuela Superior de Filosofía y Teología Sankt Georgen y de la Universidad de Frankfurt, de 1968 a 1971, entre ellos Jürgen Habermas, quien era en ese entonces un joven profesor al lado de Teodoro Adorno, uno de los fundadores de la Escuela de Frankfurt.

AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar