El programa de Ingeniería Civil de la UDES investiga la producción de concreto a partir de residuos agroindustriales

Publicado el:: 01-02-2017

El concreto es el material de construcción más utilizado en el mundo, de acuerdo al Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en Colombia se produjeron 8’503.700 m3 de concreto premezclado en 2015. Entre los materiales utilizados para producir el concreto, sobresale el cemento. La industria del cemento es responsable del 5 % de las emisiones de CO2 a nivel mundial debido a que en la producción de una tonelada de cemento se genera aproximadamente una tonelada de CO2. Por lo tanto, es pertinente la búsqueda de materiales aglomerantes que disminuyan el uso del cemento.

El programa de Ingeniería Civil de la UDES investiga la producción de concreto a partir de residuos agroindustriales

Los residuos agroindustriales producen un escenario en donde se confronta su disposición y el factor económico que éste proceso demanda; por lo cual, es importante buscar una solución que mejore estas condiciones y que genere gran incidencia en el sector.

Por lo anterior, los profesores José Antonio Delgado Monrroy y Paola Andrea Moreno Yañez junto con los estudiantes Rafael Fragozo Devia, Mauricio González Páez y Sergio Andrés Vesga Barrera, integrantes del grupo de investigación GAIA del Programa de Ingeniería Civil, con el apoyo de la Organización González Bohórquez decidieron investigar el uso de las cenizas de residuos agroindustriales como reemplazo parcial del cemento en la producción de concreto.

Después de analizar los principales residuos producidos en el departamento de Santander y verificar cuáles eran más fáciles de obtener, transportar y procesar, el grupo de investigación tomó la decisión de utilizar los residuos de tabaco y transformarlos en ceniza; “la ceniza, es un material útil y sumamente valioso con el que hemos encontrado una respuesta positiva para producir concreto reemplazando un porcentaje de cemento”, afirmó Mauricio González Páez, estudiante investigador del programa de Ingeniería Civil.

Posteriormente, fabricaron concreto al reemplazar del 10 al 30% del cemento por cenizas de tabaco, así mismo, evaluaron la resistencia a la compresión a los 7 y 28 días. “Los resultados mostraron que es posible reemplazar un porcentaje del 10% de cemento con ceniza de tabaco y obtener un 100% de resistencia a la compresión con respecto al diseño de mezcla”, afirmó Rafael Fragozo, estudiante investigador del programa de Ingeniería Civil.

“Este proyecto se encuentra en la línea de investigación de construcción sostenible de dicho programa de formación y aporta a los tres ejes del desarrollo sostenible. Al eje ambiental, por su disminución en las emisiones de CO2 causadas por el cemento; el eje económico, por el uso de cenizas de residuos que permitiría disminuir el precio del concreto y al eje social, puesto que ayudaría a dar un valor agregado a las cenizas y de esta forma se beneficiarían los pequeños y grandes agricultores”, afirmó la profesora Paola Andrea Moreno.