Hacia la disminución del cáncer de cuello uterino

Publicado el:: 20-08-2007

¿Qué es el cáncer de cuello uterino?, ¿cómo se desarrolla?, ¿qué métodos existen para su prevención y tratamiento?, son algunas de las preguntas que resuelven constantemente las entidades del sector de la Oclusión de gases por fundición de metal salud en Colombia.

Hacia la disminución del cáncer de cuello uterino
Según la Agencia Internacional del Cáncer (AIC), en el año 2002 murieron 3.300 mujeres colombianas a causa del cáncer de cuello uterino; así mismo, se diagnosticaron 6.800 casos.

Cifra que enciende las alarmas en el sector de la salud, dado que el programa de detección y control del cáncer de cuello uterino para el tamizaje de detección del cáncer no ha tenido los avances y desarrollos esperados que permitirían reducir las tasas de mortalidad. “Según la AIC en Colombia, Profamilia y la Liga Nacional del Cáncer han ofrecido desde 1970 los servicios para la prevención del cáncer de cuello uterino, a pesar de esto las tasas de mortalidad de este tipo de cáncer han permanecido hasta la fecha, inclusive se presenta un leve aumento en los últimos cuatro años” explicó la microbióloga Gloria Inés Sánchez.

Unas de las causas que evitan que las cifras de mortalidad disminuya radica en el precario seguimiento y control por parte de las entidades de salud hacia las mujeres a quienes se les ha detectado mediante la citología alteraciones o anormalidades que desencadenan en cáncer de cuello uterino. Dispendiosos procesos para acceder a los tratamientos, resultados de la citología demorados y no reclamados por las usuarias, son algunos de los obstáculos que impiden el descenso de las cifras. A esto se suma que gran parte de las mujeres del país desconocen o simplemente no han recibido educación sobre la enfermedad, dejando como consecuencia la imposibilidad de detectar a tiempo este tipo de cáncer.

Así mismo, las cifras provenientes del Instituto Nacional de Cancerología, como también del registro de tumores de Antioquia, demuestran que un gran número de las mujeres que mueren de cáncer de cuello uterino son del régimen subsidiado de salud, “es decir, esta es una enfermedad que está afectando a las mujeres más pobres de Colombia y con más dificultades para el acceso a los servicios de salud”, añadió Sánchez.

Este problema se presenta con más incidencia en las zonas rurales del país en donde no hay una presencia significativa de ginecólogos especialistas en el examen de la biopsia y colposcopía, el cual permite identificar a través de una observación microscópica la presencia de lesiones precancerosas en el epitelio del cuello uterino. Después de un resultado anormal en la toma de la citología, la colposcopía es el examen más importante para hacer el diagnóstico definitivo y así establecer el tratamiento adecuado en el control del cáncer de cuello uterino.

Este tipo de cáncer es causado por el virus del papiloma humano transmitido por vía sexual que afecta el tejido del cuello uterino, su desarrollo puede tardar de 10 a 20 años y normalmente afecta a las mujeres que oscilan entre los 25 y 60 años de edad. Para detectarlo es fundamental la toma de la citología, examen que debe ser promocionado por las entidades de salud.

{* title=¿Qué se esta haciendo en Bogotá?}
¿Qué se está haciendo en Bogotá?

El cáncer de cuello de uterino es la segunda causa de muerte por cáncer de las mujeres bogotanas. De acuerdo con las cifras ofrecidas por la Secretaria de Salud de Bogotá, el número de víctimas es de 250 mujeres para el año 2005, en cuanto a los casos detectados de este tipo de cáncer se registran 32.8 por cada 100.000 mujeres.

Es por esto que el Plan de Desarrollo Distrital 2004-2008 “Bogotá sin indiferencia un compromiso contra la pobreza y exclusión”, dentro del programa eje social de salud para la vida digna, busca incrementar en un 50 % la cobertura de la toma de la citología vaginal, para lo cual ha desarrollado múltiples estrategias tales como: reuniones periódicas con los gerentes de las ESE (empresa social del estado), desarrollo de acciones masivas de información y sensibilización en la población, un seguimiento mensual a las metas de los hospitales frente a la cobertura del examen de la citología y disminución de las barreras de acceso a los servicios de salud por parte de la población.

Un ejemplo claro de estas iniciativas fue la semana de sensibilización frente a la necesidad de prevenir el cáncer de cuello uterino, que se realizó en Bogotá durante la primera semana este año, en donde se realizaron jornadas móviles con el fin de tomar el examen de la citología en los barrios de la ciudad capitalina, así como brindar charlas frente a la salud sexual y reproductiva, promoviendo el autocuidado de la salud en las mujeres. Igualmente en las entidades de salud se reforzaron las campañas y programas de promoción y prevención de dicha enfermedad.

Por otra parte, en la localidad de Ciudad Bolívar, caracterizada por los altos índices de pobreza y de marginalidad, en donde el flujo de personas desplazadas, el ejercicio inseguro de la sexualidad y el difícil acceso a las fuentes de información y servicios de salud es común, el Hospital Vista Hermosa I Nivel, está implementando un programa de prevención y detección temprana del cáncer de cuello uterino, el cual según su coordinadora, la enfermera Claudia Elizabeth Herrera, “se define como el conjunto de recursos (humanos, físicos y financieros), estrategias, procedimientos y actividades desarrolladas de manera articulada en diferentes niveles de complejidad desde los componentes de promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de la usuaria con el propósito de reducir la mortalidad y las secuelas por está patología”.

Para cumplir con ese propósito el hospital cuenta con un programa regular al interior de la localidad, el cual promueve una sexualidad responsable y la realización del programa de tamizaje mediante la toma de la citología a todas las mujeres del sector.

Una de las característica fundamentales dentro de este proceso es el seguimiento que esta entidad hace a las usuarias con resultados anormales en la citología, lo cual les permite remitir a estas mujeres a una institución de mayor nivel para que se les practique el examen de la biopsia y la colposcopía, y así iniciar un tratamiento adecuado.

Otra de las acciones que realiza el Hospital vista Hermosa en la localidad, es el proyecto de investigación Via Villi en convenio con el Instituto Nacional de Cancerología, cuyo objetivo es el diagnóstico primario de lesiones precursoras del cáncer de cuello uterino. “El proyecto cuenta con un equipo de profesionales conformado por un ginecólogo, un colposcopista, una enfermera, una trabajadora social y una auxiliar de enfermería cuya intervención esta diseccionada a la promoción de la toma de citología, preservación de una sexualidad sana y responsable, diagnóstico temprano mediante biopsia y colposcopía, y seguimiento a las usuarias incluidas en el proyecto; A la fecha el hospital a través del proyecto a realizado: 1.175 citologías, 1.175 colposcopias, 157 biopsias, y 148 tratamientos”, explicó Herrera.

Por ultimo, el proyecto UEL en convenio con la Alcaldía local de Ciudad Bolívar y el Hospital Vista Hermosa cuyo objetivo es fortalecer las acciones de detección temprana y control del cáncer de cuello uterino en las mujeres de la localidad, es la tercera labor frente a la disminución de esta enfermedad.

El proyecto contempla la realización de 1.269 visitas domiciliarias de trabajo social, 600 seguimientos domiciliarios de psicología y 300 seguimientos de enfermería; para la obtención posterior de 16 grupos focales con la participación de 20 mujeres en cada uno. En donde se aplica una metodología de conversatorios para detectaran los imaginarios de las mujeres acerca de la toma de la citología.

Así, es necesario sensibilizar a la mujer frente a la necesidad del autocuidado de su cuerpo, el examen de la citología y sin duda alguna la importancia de reclamar el resultado del examen. Ya que debe ser la mujer la primera interesada en detectar y prevenir el cáncer de cuello uterino.