La Universidad de Santander le apuesta a la investigación en bioinformática e inteligencia artificial

Publicado el:: 19-07-2017

Desde la Universidad de Santander se avanza en el diseño de una unidad de investigación en el área bioinformática e inteligencia artificial, proyecto trabajado desde hace siete años por el docente del programa de Medicina, Efraín Hernando Pinzón Reyes.

La Universidad de Santander le apuesta a la investigación en bioinformática e inteligencia artificial

A través de la bioinformática y haciendo uso de técnicas computacionales se almacena y gestiona información de tipo biomolecular, que corresponde a cadenas de ADN o de proteína. Por su contribución, surge este proyecto, que consiste en el desarrollando de un software y la conformación de un equipo multidisciplinario, compuesto por dos investigadores con formación en inteligencia artificial, bioinformática, biología computacional e ingeniería; junto a ellos harán parte estudiantes de pregrado y posgrado.

“El proyecto fue presentado ante el Consejo Académico y al considerar su potencial fue aprobado, ahora se encuentra en proceso de análisis de requerimientos y condiciones para el funcionamiento. La intención es marcar la diferencia en la ingeniería de proteínas desde la UDES, para dar soporte a investigación experimental relacionada con las áreas de la medicina molecular y biotecnología” explicó Pinzón.

Con la implementación de la unidad, que contará con el soporte de la investigadora Nidia Paola Rondón Villareal, estudiantes de programas académicos cómo Microbiología Industrial, Bacteriología y Laboratorio Clínico, y Medicina Veterinaria podrán participar de los proyectos que allí se generen, del mismo modo, la Facultad de Ingenierías, con la generación de algoritmos computacionales.

“El diseño de la unidad surge con la intención de aportar al proceso de Acreditación Institucional, mediante la integración de la docencia, la investigación y la extensión” puntualizó el docente y director del proyecto.

Se espera que la unidad trascienda de las aulas para contribuir a empresas farmacéuticas; asociaciones relacionadas con tratamientos y diversidad biológica; gremios de agricultura que realicen procesos de control de plagas; y una amplia gama de campos que involucren investigadores del área de las biociencias, para mostrar una alternativa innovadora generada por investigadores de la universidad.