Revistas científicas de medio ambiente al alcance de todos

Publicado el:: 04-12-2006

Una nueva iniciativa permite que científicos de países en desarrollo accedan electrónicamente y de manera gratuita a revistas sobre medio ambiente, con el objetivo de reducir la brecha de información entre los países en desarrollo y los desarrollados.

Revistas científicas de medio ambiente al alcance de todos
Más de mil revistas científicas están disponibles para científicos de países en África, Asia y América Latina a través del esquema Acceso en Línea a Investigaciones Ambientales (OARE, por sus siglas en inglés), lanzado el mes pasado (30 de octubre) por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

Setenta países, cuyo Producto Nacional Bruto (PNB) per cápita está por debajo de los US$ 1.000 tienen ahora acceso gratuito a las publicaciones.

Hacia 2008 el acceso a OARE se extenderá a otros 37 países con un PNB entre US$ 1.000 – 3.000. Las instituciones en esos países pagarán US$ 1.000 al año por el servicio.

La iniciativa permitirá que más de 1.200 instituciones ambientales públicas y sin fines de lucro accedan a publicaciones académicas científicas y técnicas en biotecnología, botánica, cambio climático, ecología, energía, química medioambiental y estudios del medio ambiente, incluyendo economía medioambiental.

Las instituciones elegibles incluyen universidades y centros de educación superior, institutos de investigación, ministerios de medio ambiente y otras agencias gubernamentales, bibliotecas y organismos no gubernamentales.

James Gustave Speth, decano de la Escuela de Medio Ambiente de Yale, dijo a SciDev.Net que ésta es una oportunidad para proveer de recursos intelectuales a las instituciones medioambientales de los países en desarrollo, “que nosotros en los países desarrollados muchas veces damos por garantizados”.

Sin embargo, muchos científicos medioambientales creen que el esfuerzo no llegará a tener el acceso libre y gratuito que establece la Declaración de Berlín (2003), en la cual 180 instituciones hicieron un llamado a abrir el acceso a toda la información científica.

Donat Agosti, un investigador asociado del Museo de Historia Natural de Estados Unidos, advierte que OARE podría crear una red de elite y obstaculizar a los científicos que quieren investigar en instituciones que no están incluidas en la iniciativa.

"¿Que sucederá si [por ejemplo] se quiere estudiar algún asunto relacionado con Kenia? Esto no se podrá hacer fuera de las instituciones de elite seleccionadas por este proyecto", dijo a SciDev.Net.

Tom Moritz, director asociado del Instituto de Investigación Getty, en Estados Unidos, coincide en que muchos investigadores perderán una oportunidad si no tienen acceso a los institutos clave que califican dentro del esquema.

OARE estará administrado en estrecha cooperación con los esquemas Hinari (InterRed-Salud Iniciativa de Acceso a la Investigación), establecido por la Organización Mundial de la Salud, y AGORA (Acceso a la Investigación Mundial en línea en el Sector Agrícola), de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación.

Ambos proporcionan información sobre investigaciones en línea de forma gratuita o a bajo costo a las comunidades de investigación médica y agrícola de países en desarrollo.