Patricia Landázuri

Publicado el:: 01-01-2006

Conocer los orígenes de las enfermedades metabólicas y cardiovasculares es el propósito del grupo de investigación que dirige la doctora Patricia Landázuri en la Universidad del Quindío. Durante 18 años ha liderado estudios para profundizar en el funcionamiento bioquímico de las enzimas, como un apoyo fundamental para los diagnósticos médicos.

Patricia Landázuri
Licenciada en biología y química de la Universidad del Valle en 1980, con una maestría en Bioquímica del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (obtenida en 1992) y doctorada en Ciencias Biológicas de la Universidad Javeriana de Bogotá en el 2002, Patricia Landázuri siempre se ha interesado por conocer a fondo el metabolismo humano.

Para ella siempre ha sido fundamental comprender los problemas de la salud humana desde lo molecular, ya que es en este nivel desde el cual se pueden buscar soluciones de base a las patologías que afectan a las personas. "Puede haber medicamentos para tratar las enfermedades pero hace falta llegar a los orígenes de los problemas", señala esta mujer nacida en Cali y radicada en Armenia desde 1987.

Su inquietud por la investigación nació desde el pregrado y se concretó poco a poco, primero en el Laboratorio de Endocrinología de la Universidad del Valle y luego con su vinculación como docente del programa de medicina de la Universidad del Quindío. Las enzimas y los genes son su universo cotidiano y considera fundamental el apoyo que se le puede dar a las ciencias médicas desde la bioquímica, como una herramienta fundamental.

{* title=Clonación exitosa}
Clonación exitosa

En 1987 fue creado el Grupo de Investigación en Bioquímica de Enfermedades Cardiovasculares y Metabólicas de la Universidad del Quindío, el cual dirige desde entonces la doctora Patricia Landázuri. Sus investigaciones y las de su equipo están orientadas en dos líneas: enfermedades metabólicas y enfermedades cardiovasculares.

En el primer campo trabajan en el diagnóstico en recién nacidos de enfermedades como el hipotiroidismo, el síndrome de Morquio y la enfermedad de Hunter, ya que no son fáciles de identificar y clasificar por parte de los médicos. Todas ellas se desarrollan porque el organismo es incapaz de metabolizar (asimilar y transformar una sustancia mediante cambios químicos y biológicos) aminoácidos o carbohidratos y ello hace que dichas sustancias se vuelvan tóxicas y originen lo que se conoce como aminoácidopatías.

Los procesos metabólicos ocurren en el organismo gracias a la acción de las enzimas, que son proteínas que producen las células vivas y que actúan como catalizadores y reguladores en los procesos químicos del organismo. La carencia de alguna enzima genera los perjuicios mencionados. Estos "errores innatos del metabolismo", como se les denomina, no tienen tratamiento definitivo, algunos se pueden corregir temporalmente con medicamentos o dietas, explica la doctora Landázuri, quien agrega que "hay dos alternativas: reemplazar la sustancia que hace falta o cambiar los genes".

En el 2002, la doctora Landázuri obtuvo el Premio Nacional al mejor trabajo en Ciencias Básicas de la Asociación Nacional de Ciencias Biológicas, porque logró clonar por primera vez en el país una enzima humana en una levadura, con el objeto de obtener la sustancia necesaria para solucionar la carencia de la misma en un organismo vivo.

"Todavía no está completamente establecida la tecnología para reemplazar un gen que sea defectuoso, aunque ha habido avances en el mundo sobre esto; la opción que tenemos más próxima es producir la enzima que falta gracias a procesos de clonación, es decir, utilizando un organismo extraño como una levadura para producir la sustancia deseada", afirma la doctora Landázuri.

El trabajo se realizó exitosamente al conseguir la clonación de la enzima iduronato sulfatasa, la cual metaboliza los mucopolisacáridos en el cuerpo humano. Si no está presente, se desarrolla el Síndrome de Hunter, enfermedad que consiste en una nociva acumulación de polisacáridos en los tejidos del organismo.

"El organismo renueva los polisacáridos pero, si no existe la enzima que ayuda a ese cambio, se concentran y deterioran los tejidos. En algunos niños, por ejemplo, si se acumulan en las neuronas hay riesgo de retardo mental". En la actualidad, la enzima producida en el laboratorio gracias al novedoso procedimiento desarrollado por la doctora Landázuri se encuentra en fases de prueba y a la espera de ser patentado y publicado para conocimiento de la comunidad científica internacional.

{* title=Causas metabólicas}
Causas metabólicas

En cuanto a las enfermedades cardiovasculares, los estudios que adelanta el grupo están enfocados a problemas como la hipertensión, el infarto y los polimorfismos, desde el punto de vista metabólico, genético y molecular. En los trabajos realizados hasta ahora se ha querido examinar de qué manera operaban ciertos medicamentos en las moléculas de las membranas de los tejidos comprometidos.

Gracias a las membranas se intercambian las sustancias necesarias para que las células vivan y los tejidos cumplan correctamente sus funciones. Cualquier desbalance o alteración en su normal funcionamiento causa enfermedades y todas implican necesariamente problemas metabólicos, ya sea con origen en los hábitos de vida o en componentes genéticos.

Por ejemplo en los pacientes con hipertensión, lo que ocurre es que los lípidos de las membrana celular se acumulan y se endurecen impidiendo el normal intercambio de sustancias. Las células se vuelven fibrosas, se mueren, el corazón pierde elasticidad y por lo tanto no puede bombear sangre y de ahí sobreviene el infarto. Algo similar puede ocurrir en las arterias, con iguales consecuencias.
 
"Estamos tratando de ver la relación entre la enfermedad coronaria y la presencia de la vitamina B12, folatos (que es otra vitamina) y algunas enzimas y las variaciones genéticas, dando así los primeros pasos en la farmacogenética y complementar el trabajo de los médicos internistas, porque no se puede tratar a todos los pacientes por igual sino que hay que ver qué se le da a cada organismo de acuerdo con sus características metabólicas".

{* title=Estímulos humanos}
Estímulos humanos

Además del premio obtenido en Colombia, la doctora Landázuri también fue galardonada en el 2002 con el Premio "Doctor August Pi Sunyer" del Instituto de Medicina Experimental de la Universidad Central de Venezuela.

En la actualidad trabaja en una investigación consistente en desarrollar un marcador biológico en preeclampsia, es decir en hipertensión en el embarazo. El objetivo es determinar si una enzima o sustancia en particular es la causante de que la presión se eleve en mujeres gestantes; de identificar este componente, sería posible prever la enfermedad desde los primeros días del embarazo. La preeclampsia puede resultar mortal para la madre y para el bebé y en la actualidad la única manera de evitar la muerte de los dos es mediante la terminación del embarazo. Si se ubica el marcador o marcadores causantes, es posible tomar medidas menos drásticas.

A pesar de que las investigaciones van por buen camino y que su grupo ha conseguido financiación por parte de Colciencias y de la Universidad del Quindío, para la doctora Landázuri es crítico el estado de la investigación científica en el país, en parte porque faltan políticas que aseguren recursos sobre todo para las universidades y los departamentos con menos desarrollo en esta área.

No obstante, los obstáculos no han sido motivo para que esta mujer dé su brazo a torcer, sino que, por el contrario, son estímulos para seguir adelante con los integrantes de su grupo en la búsqueda del origen molecular de las enfermedades. "En términos económicos no se gana mucho pero humanamente hay muchas satisfacciones", concluye con orgullo.