Científicos en el área de Ciencias de la Salud

Helena Groot

Publicado el:: 28-05-2006

Para Helena Groot de Restrepo, microbióloga y genetista de la Universidad de Los Andes, la investigación siempre ha ido de la mano de la docencia. Con su equipo de trabajo en el Laboratorio de Genética Humana, busca conocer más a fondo las características intrínsecas que hacen que una población desarrolle o no ciertas patologías.

Helena Groot
Perfil elaborado en abril de 2006

Cada mañana Helena Groot de Restrepo ingresa a las instalaciones del Laboratorio de Genética Humana de la Universidad de Los Andes con el mismo paso firme, entusiasta y enérgico con que lo hizo por primera vez a principios de la década de los años ochenta siendo una estudiante.

Saluda cálida y aceleradamente a sus colaboradores y mientras se dirige a su oficina se pone al tanto de las últimas novedades. Deja a un lado su cartera, se sirve el primer café del día y se pone su bata blanca, luego de revisar algunos de los muchos papeles que tiene sobre su escritorio, junto a una pecera sin agua de la que se asoman, bromistas, ratones y arañas de caucho.

En las paredes hay muchas fotos de quienes fundaron el laboratorio que hoy en día ella dirige y de los más de 40 estudiantes de maestría y doctorado que han pasado por él, aportando con sus trabajos de tesis las bases sobre las cuales se sostienen las investigaciones que el grupo desarrolla en varias áreas desde finales de los años setenta.

Para Helena Groot, quien se crió dentro de una ambiente de ciencia, estar a la cabeza de este centro de prácticas es un inmenso motivo de orgullo ya que en sus manos está continuar la obra de muchos y propiciar las condiciones para que los jóvenes interesados en la genética, cuenten con las mejores condiciones para iniciar su vida científica. Esta labor, que por 25 años ha desarrollado el laboratorio, fue reconocida a finales del 2005 por la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia (ACAC) institución que le otorgó el Premio Nacional al Mérito Científico en la categoría Grupo de Investigación de Excelencia.

{* title=Investigación instintiva}
Investigación instintiva
La noche de la premiación, la doctora Groot no pasó sola a recibir el galardón. Lo hizo acompañada de sus estudiantes. Es una mujer para quien es difícil separar su labor y formación como investigadora del desarrollo del trabajo colectivo. Para ella ha sido claro que “sin estudiantes no es posible hacer nada, todo el fruto del trabajo va acompañado de ellos”.

Su carrera como científica comenzó también de la mano de personas más experimentadas. Graduada en 1970 como microbióloga de la Universidad de los Andes, ingresó luego a la maestría en genética que se desarrollaba en el laboratorio de esa especialidad. En ese entonces, lo dirigía su fundadora, la doctora María Victoria Monsalve, a quien reemplazó en el cargo en 1984.

Ser científica era uno de los sueños de infancia de Helena Groot, motivada sobre todo por su padre, el médico Hernando Groot, pionero en Colombia en las investigaciones sobre parásitos y virus tropicales en el país.

“Para mí era fascinante ver a mi papá irse a la selva o al monte con un grupo de investigadores a estudiar un mosquito, lo veía haciendo mil cosas de su especialidad y me preguntaba a qué se dedicaba, cuál era el problema que estaba tratando de solucionar y me imaginaba las respuestas; eso despertó en mí una afición por cuestionar e investigar, lo que se volvió como un instinto por resolver todas esas inquietudes”.

Esa curiosidad innata es la que se cultiva en este centro de formación donde la genética de las poblaciones humanas, la genética toxicológica y epidemiología molecular del cáncer constituyen los ejes de los trabajos científicos. La idea principal que los guía es encontrar marcadores genéticos y tasas de mutación que expliquen de qué manera ciertas sustancias químicas, físicas y biológicas interfieren con el ADN de un determinado grupo poblacional.

“Hay que partir del hecho de que cada individuo es diferente y por lo tanto unos son más o menos susceptibles de contraer o desarrollar una enfermedad, pero podemos rastrear cómo se expresan sus características genéticas en las células de su cuerpo y por lo tanto su reacción ante sustancias de riesgo. También, el conocer la estructura genética de las poblaciones ayuda a entender cómo algunos genes están involucrados en la aparición de algunas enfermedades. Así mismo, ayuda a comprender cómo algunos genes están relacionados con la resistencia a algunas enfermedades, por ejemplo, hay personas que por su condición genética son más resistente a la malaria”.



Estos marcadores genéticos o polimorfismos son formas diferentes relativamente frecuentes de los genes. Uno de los trabajos más recientes realizados en este sentido se enfocó en el estudiar los genes productores de algunas enzimas encargadas de metabolizar los alimentos, cuyos polimorfismos que pueden conferir susceptibilidad a padecer un cáncer gástrico.

“Los problemas de cáncer son muy complejos y hay que estudiarlos desde varios puntos de vista. Vimos que los estilos de vida juegan un papel más determinante en el desarrollo de la enfermedad que los mismos genes. Pero de todas formas encontrar que un determinado polimorfismo está asociado con alguna enfermedad, puede aportar información para tomar acciones preventivas.

A este proyecto deben sumarse otros de importancia como “Evaluación in vitro del daño en el ADN y respuesta celular inducidas por agentes genotóxicos”, “Caracterización de polimorfismo G-308 del factor de necrosis tumoral alpha” o “Expresión genotípica del CYP2E1 y ensayo del cometa en linfocitos de una población expuesta a solventes orgánicos en fábricas en Santafé de Bogotá”.
{* title=Entusiasmo y resultados}

“Cuando comenzamos las investigaciones, los pocos equipos que teníamos eran hechos acá y usábamos Maizena para hacer los cultivos porque trabajábamos con lo mínimo. Hoy contamos con equipos altamente especializados y sofisticados, gracias a que la universidad nos ha apoyado para construir una tradición de investigación; además de un gran número de estudiantes de maestría y doctorado que abordan temas más extensos”, señala Helena Groot, quien ha vivido de cerca la evolución de los estudios en su especialidad.

Recuerda que cuando terminó su maestría aún no había posibilidades de realizar doctorados en el país. “Ese fue un freno en mi proceso de formación porque tampoco quise irme al exterior y desbaratar mi familia, a lo que le di la prioridad obviamente”. Sin embargo, desde el comienzo de su carrera siempre ha mantenido contacto con investigadores extranjeros de gran renombre en su tema, algunos de ellos son: Lucca Cavalli-Sforza y Phil Hanawalt de la Universidad de Standford, Andres Ruiz-Linares del University College de Londres, Michael Plena, de la Universidad de Illinois. También se ha mantenido colaboración con importantes investigadores nacionales quienes han contribuido sólidamente en la realización de los proyectos. La investigación y la ciencia deben romper las fronteras, ir a otras universidades, otras ciudades y otros países, la ciencia es internacional”.

En la actualidad, destaca, se realizan investigaciones en genética muy importantes en el país en el Instituto Nacional de Salud y en el Instituto Nacional de Cancerología, así como en Universidades como la Nacional de Colombia, la Universidad de Antioquia y en la Universidad del Bosque, por mencionar algunas de las instituciones con las que hay una relación estrecha. “Todo es muestra de que en Colombia hemos dado grandes pasos, a pesar de que aún carecemos de políticas más firmes en cuanto al apoyo a la investigación; hemos demostrado que con entusiasmo se pueden obtener resultados”.

Es así como ella promueve en los más jóvenes la dedicación, inquietud e interés necesario para sacar adelante sus sueños, siempre recordándoles que “lo importante es hacerse una pregunta y quererla contestar, con la confianza de que los medios para responderla van apareciendo” y que como ella, paso a paso construirán su propio camino.