Científicos en el área de Ciencias de la Salud

John Bustamante Osorno

Publicado el:: 10-02-2009

La exigencia, la disciplina y la convicción de trabajar de manera casi perfeccionista son las características de los grandes éxitos del médico John Bustamante Osorno a lo largo de su carrera. Sus proyectos de investigación en cardiología han merecido bastantes reconocimientos y, a su vez, han dado vida a muchas propuestas dirigidas a mejorar la salud pública en el país.

John Bustamante Osorno
Perfil elaborado en enero de 2009

El médico John Bustamante Osorno desde muy joven se interesó por el funcionamiento de los sistemas cardiovascular, neurológico y locomotor del cuerpo humano. “Yo veía al cuerpo como una máquina con intrincados órganos y articulaciones y todo eso despertó mi curiosidad para estudiar medicina y ver cómo funcionaba el organismo humano. ¡Fue una inquietud biológica!”, expresa el doctor.

Sus aptitudes para las ciencias exactas y naturales lo llevaron a analizar aspectos biológicos desde la física y la matemática cuando realizaba sus estudios de pregrado en medicina en la Universidad Pontificia Bolivariana, en Medellín. “Al terminar mis estudios como médico y cirujano seguía inquieto por explorar el por qué de las cosas y ver más allá de la teoría, entonces conformé un grupo multidisciplinario en el área de biofísica de la universidad con profesionales de las facultades de ingeniería”, cuenta el profesor.

Es en esa etapa cuando se interesa por el sistema cardiovascular y su funcionalidad, relacionada con aspectos biomecánicos como fluido dinámica, la mecánica de tejidos, y contracción y efectos de bombeo.

Especialista en el corazón
Por la época en que decidió especializarse en cardiología, los médicos de entonces se interesaban solo por el campo clínico, pero era poco normal que un médico trabajara en conjunto con ingenieros y matemáticos. En el grupo de biofísica lideraba la parte cardiovascular y desarrollaba modelos e interpretaciones muy básicas para traducir algunos funcionamientos cardiovasculares en términos de ingeniería.

Después de esas experiencias, aplicó a una beca para realizar estudios de doctorado en medicina interna en la Universidad Autónoma de Barcelona, en España, en el área de cardiología. Donde trabajó con un grupo de investigación en hemodinamia y en el Instituto de Cibernética de Cataluña, donde realizó una investigación sobre válvulas cardíacas en conjunto con ingenieros y cardiólogos.

Más adelante obtuvo una beca para hacer estudios de postdoctorado en el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, en México, donde se especializó en prótesis e implantes cardíacos “¡esa materia era de gran interés científico para mí!”, asevera el profesor.

{* title=Con corazón de explorador}
Con corazón de explorador
El doctor John Bustamante Osorno es el fundador del grupo de investigación Dinámica Cardiovascular adscrito al Centro de Bioingeniería de la Universidad Pontificia Bolivariana. A diferencia de otros grupos de investigación colombianos que trabajan en el área cardiovascular, el del profesor Bustamante relaciona aspectos técnicos con la cardiología. “Nuestro grupo de investigación trabaja con aspectos del ente mecánico, fenómenos de flujo y fenómenos eléctricos; ¡es ver el corazón como a una máquina!”, explica el docente.

Dentro de su grupo de investigación cuenta con ingenieros de diferentes ramas como electrónica, mecánica, y sistemas, y con diseñadores industriales; todos ellos desarrollan prototipos de dispositivos cardiovasculares de modo que sean ergonómicos y livianos con diseños portátiles, resistentes y sobre todo estéticos.

Su percepción de explorador le permite definir su oficio como la forma de indagar mediante un método sistematizado para saber los principios y orígenes de un fenómeno “y también para conocer sus consecuencias; esas consecuencias demuestran un evento que el investigador trata de descubrir”, reflexiona el médico.

Cuando el profesor asiste a congresos de cardiología, los asistentes ven con curiosidad que un médico hable de interesantes temas médicos relacionados con la ingeniería y su inferencia en el sistema cardiovascular. “Ahora hay muchas herramientas tecnológicas y software de análisis que son muy útiles para los cardiólogos”, afirma el investigador y deja ver sus conocimientos sobre el sistema cardiovascular al describir las utilidades de los sistemas y las teorías que se aplican dentro de su trabajo.

Hace algunos años el doctor Bustamante publicaba documentos acerca de la relación de la ingeniería y la medicina en el funcionamiento cardiovascular que eran calificados como aburridos entre la masa crítica del gremio, pero ahora los conocimientos plasmados en esos textos generan gran interés entre sus colegas para ser aplicados en los tratamientos realizados a sus pacientes.

Trabajar con el corazón
La mayoría de su tiempo el Doctor John Bustamante se dedica a la investigación dirigiendo los proyectos que tiene a su cargo y los que asesora. A primera hora revisa su correo electrónico “para atender ideas, propuestas y comunicaciones que me llegan por ese medio”, dice.

Durante el día realiza reuniones con los diferentes grupos de trabajo acerca de ensayos y prácticas que deben ejecutar en los proyectos. También se dedica a elaborar documentos e informes técnicos y está pendiente de la publicación de artículos científicos y ensayos que contienen los hallazgos de los proyectos desarrollados, todo esto con el fin de difundir el quehacer de su grupo. Actualmente el grupo ha publicado tres capítulos de libro, dos libros –y uno pendiente por salir– y más de 80 artículos en publicaciones nacionales e internacionales.

“En el grupo no solo publicamos informaciones en revistas científicas, también damos a conocer nuestros trabajos en la revista de la Universidad, pero en un lenguaje más sencillo y entendible para el público. Además hemos publicado noticias de nuestros proyectos en la prensa y en emisoras locales y nacionales para que la comunidad conozca los descubrimientos del área cardiológica hechos por los científicos de la universidad”. Cuenta que en algunos de los proyectos que ha realizado ha tenido que vincular pacientes para desarrollar aplicativos o hacer diagnósticos. “En estos casos se hace un monitoreo del paciente para ver la practicidad de un equipo, la facilidad de manipulación, la entrega de datos y su recolección para el médico tratante, y la satisfacción del paciente con el equipo”. El profesor y su grupo también han realizado implantes vasculares en asocio con el Centro Cardiovascular Colombiano Clínica Santa María y han hecho seguimientos de pacientes para ver la evolución de su condición física y su calidad de vida.

{* title=Experiencias que lleva en el corazón}
Experiencias que lleva en el corazón
De su trabajo en investigación opina que la mayor satisfacción es “generar conceptos o técnicas nuevas no muy empleados en el área”, y añade “esos nuevos descubrimientos hacen que la comunidad académica vea y reconozca nuestras propuestas y adelantos investigativos, lo cual nos alegra bastante como grupo colombiano.

En su hoja de vida están registrados más de 45 premios, reconocimientos y galardones que hablan del compromiso y dedicación que imprime a los proyectos que emprende. El profesor reconoce con humildad que no busca cambiar la vida, un problema o una patología de la noche a la mañana; sin embargo “la pasión de mi trabajo son los pequeños logros que día a día se obtienen”.

Entre los reconocimientos se cuentan: Cum Laude, por unanimidad a su trabajo de tesis doctoral en la Universidad Autónoma de Barcelona, en 1995; Galardón Ramón Atalaya, de Cardiología por el Premio al mejor trabajo de investigación presentado en el XVIII Congreso Nacional de Cardiología, Sociedad Colombiana de Cardiología, en 1999; Primer puesto al Mejor trabajo institucional en el XIX Congreso Nacional de Cardiología, Sociedad Colombiana de Cardiología, en 2001; y Galardón como “Pionero en el campo de la bioingeniería en Colombia”, Engineering in Medicine and Biology Society – Colombian Chapter y Asociación Colombiana de Bioingeniería, entre muchos otros.



“Los reconocimientos obtenidos se reciben como grupo y como comunidad científica, porque si bien uno orienta algunos procesos de investigación, no quiere decir que sea un logro personal, por el contrario, es una gestión de todos los integrantes; de ahí que esos reconocimientos nos animen a seguir proponiendo proyectos”, señala con modestia. El médico opina que ahora la sociedad se beneficia con la investigación aplicada que impacta a una comunidad y que da soluciones a las necesidades latentes. Advierte, como dando claves, que los investigadores deben tener en cuenta los requerimientos de las personas, por eso su trabajo parte de esas directrices y su grupo propone proyectos con un impacto social importante.

“La mayoría de los trabajos de investigación en salud en Colombia son epidemiológicos, estudios estadísticos o casuísticos que se relacionan con una serie de eventos y de pacientes afectados por patologías que muchas veces no impactan en medidas sanitarias, en salud ocupacional, salud pública o en atención en salud; entonces muchos de esos trabajos se pierden; de ahí que los trabajos en desarrollo de tecnología y generación de conocimiento no son muchos en Colombia”, expresa el profesor como quien hace un llamado de atención a sus colegas.

Ha trabajado con mucha profundidad en las válvulas cardíacas porque “en nuestra población la enfermedad valvular cardíaca se ubica como una de las patologías de mayor relevancia (después de la enfermedad coronaria –que ocupa el primer lugar–) ya sea por infecciones, alteraciones degenerativas, edad, enfermedades metabólicas o traumas. “Por eso nuestro grupo ha trabajado con implantes vasculares y hemos logrado que algunos pacientes se sometan a un tratamiento reparador de una válvula”, cuenta el profesor Bustamante.

En la actualidad dirige proyectos de desarrollo de equipos de monitoreo que pueden dejar interesantes resultados para la cardiología. “Estos equipos le permiten al médico evaluar al paciente en el momento de un accidente vascular gracias al apoyo de una línea de telefonía celular para remitir datos y señales; es decir, hay un programa que detecta el funcionamiento normal y anormal cardíaco y cuando detecta algo fuera de lo común lo envía a un centro remoto. Dicho programa dispone de un centro remoto y de un sistema de posicionamiento global para saber la ubicación del paciente en caso de una alarma”, explica con claridad el médico.

{* title=Con la familia en el corazón}
Con la familia en el corazón
El Doctor John Bustamante Osorno se califica como una persona con gran temperamento de exigencia. “Soy muy ideático; como decían los abuelos”; comenta en tono burlón. Algunas personas que lo tratan dicen que es muy “llevado de su parecer” pero “es que uno se enfoca en algo y quiere que salga como lo propuso”, aclara el médico, y agrega “por ejemplo: soy muy exigente en la presentación de una propuesta en la redacción porque creo que un documento que se elabora debe ser tan claro y tan fluido que no debe dejar dudas”.

Así como es perfeccionista en su trabajo también le gusta ser disciplinado en otras actividades extra laborales como el ciclismo, deporte que practica con dedicación los fines de semana, previo entrenamiento de spinning durante la semana. Manifiesta que le encanta dedicarse en sus tiempos libres a la vida familiar con su esposa, sus hijos, sus hermanos y su madre.

“La vida familiar me conmueve mucho. Sé que cuando se vive mucho tiempo en el extranjero se pierden los lazos familiares y hay que afianzarlos porque es muy importante contar con personas que te quieren”, pronuncia a manera de reflexión.

Advierte el profesor que no dispone de todo el tiempo que quisiera para dedicarlo a su familia porque trabaja mucho, pero cuando está con ellos lo aprovecha al máximo. “Antes trabajaba los fines de semana en mi casa, me llevaba trabajo en las épocas de vacaciones y todo eso me aislaba de la familia; es decir ¡estaba, pero no estaba!”, relata con un poco de melancolía. “Ahora cuando estoy en la casa ¡es en la casa! Ya no llevo trabajo, prefiero llegar más tarde y trabajar en la oficina, y los fines de semana salgo con mi familia”, expresa con emoción.

A manera de conclusión el Doctor John Bustamante Osorno indica que en Colombia “Falta investigar en salud en temas con un impacto más definido, pero se cultiva una mejor investigación. Las facultades de medicina han tomado la investigación no solo como una actividad académica sino que la abordan de una manera más profunda y el panorama tiende a cambiar positivamente en algunos años”, dice a manera de visión.