Científicos en el área de Ingeniería, Arquitectura, Urbanismo y afines

Consuelo Montes de Correa

Publicado el:: 14-12-2004

La profesora Consuelo Montes de la Universidad de Antioquia, es una activista ambiental de laboratorio que desde la ingeniería química estudia soluciones a la contaminación que los ecosistemas sufren por los residuos industriales. Su labor en el grupo de Catálisis Ambiental de esa institución ha sido reconocida en el país y en el exterior.

Consuelo Montes de Correa
Perfil elaborado en noviembre de 2004

Estudios científicos señalan que desde comienzos de la Revolución Industrial el contenido de dióxido de carbono en la atmósfera ha crecido en un 25%, el metano ha aumentado en un 100% y se han introducido compuestos químicos elaborados por el hombre como los flurocarbonos, que han influido en la reducción de la capa de ozono en algunas regiones del globo.

Según los especialistas, si no se detiene la contaminación ambiental, la temperatura media global del planeta podría aumentar tres grados centígrados en los próximos 100 años, con serias implicaciones en las precipitaciones, el nivel del mar y las sequías. De allí la importancia de que la industria, con la ayuda de la ciencia, adopte políticas para desarrollar una producción lo más limpia posible.

La ingeniera química Consuelo Montes de Correa, quien actualmente lidera el grupo de Catálisis Ambiental de la Universidad de Antioquia, adelanta desde hace 12 años investigaciones en este sentido, con trabajos enfocados en la combustión no contaminante de gasolina, diesel, carbón y residuos industriales. También estudia la obtención de fragancias, medicinas y aditivos para alimentos a partir de aceites esenciales.

Sus hallazgos han sido valorados positivamente por la comunidad científica, al punto que en 1989, cuando regresó de hacer su doctorado en Virginia Tech, Estados Unidos, la Asociación Internacional de Zeolitas le otorgó el Premio Donal W. Breck; Colciencias la hizo beneficiaria del Programa Estímulo a Investigadores en 1995; la Universidad de Antioquia le dio las máximas distinciones por su labor docente en varias ocasiones; y la Fundación Alejandro Ángel Escobar le concedió en el 2002 el premio al mejor trabajo en Ciencias, Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible.  

{* title=Panorama para actuar}
Panorama para actuar

A diario, mientras se dirige a la Universidad de Antioquia (en el centro de Medellín) desde su casa del barrio El Poblado, Consuelo Montes se sorprende por la cantidad de camiones, buses, automóviles y fábricas que emiten contaminantes a la atmósfera. Tal vez esa escena recurrente haya sido uno de los detonantes de su inclinación por la catálisis ambiental, proceso a través del cual se favorece la eliminación de residuos mediante sustancias que aceleran su destrucción sin consumirse.

Una de las principales líneas de investigación en las que trabaja es el control de los óxidos de nitrógeno producidos por la combustión del ACPM y la gasolina en los vehículos automotores, calderas industriales o los generados en las plantas incineradoras de residuos. Luego de muchos años de estudio, ella y su equipo lograron desarrollar materiales que eliminan dichos compuestos y actualmente evalúan su acción en dioxinas y furanos.

"Estos dos últimos son los más peligrosos que conoce la ciencia y se generan en muy pequeñas cantidades como sustancias secundarias no deseadas en procesos térmicos y químicos". Ese tema le permitió al grupo establecer convenios de cooperación con la Asociación Colombiana de Empresas Incineradoras y de Gestión Integral de Desechos y Residuos Peligrosos (Aciger) y con entidades públicas, como la Corporación Ambiental de Antioquia (Corantioquia).
 
Otro de los grandes retos del grupo de Catálisis Ambiental es reducir los daños en el medio ambiente ocasionados por el uso de solventes industriales, especialmente organoclorados, los cuales pueden causar alteraciones genéticas en los seres humanos y en los animales.

{* title=Atractivos para el paladar}
Atractivos para el paladar

A pesar de que es su principal campo de estudio, no todos los esfuerzos de Consuelo Montes se han dirigido a menguar la contaminación. Su grupo también se ha preocupado por brindarle a la industria alternativas naturales para seducir el paladar de los consumidores. En esta línea han adelantado iniciativas como la extracción de colorantes del achiote y la remolacha para hacer agradables a la vista quesos, yogures, helados y embutidos.

La docente señala que la mayoría de los colorantes sintéticos usados tradicionalmente por la industria alimenticia son cancerígenos y han sido prohibidos en los países desarrollados, sin embargo, en Colombia se siguen privilegiando frente a opciones naturales.

Los académicos también se apoyan en los aceites esenciales provenientes de los residuos de naranja o de pino para fabricar fragancias, medicinas y aditivos para alimentos o para productos de limpieza. Adicionalmente, se encuentran en la tarea de desarrollar catalizadores para la generación de etileno (hormona natural de las plantas) en una concentración que sirva para madurar frutas tropicales como papayuela, mango o naranja, sin alterar su sabor o características naturales.

Según la profesora Montes, el de la Universidad de Antioquia es uno de los grupos de catálisis más avanzados del país, pero reconoce que hay pares muy buenos en las universidades Nacional, del Valle e Industrial de Santander. Sin embargo, el espectro de investigación es tan amplio que aún sumando los tres colectivos todavía queda mucho por hacer. "La catálisis está en todo, con decirle que más del 90% de los procesos que se desarrollan a nivel industrial son catalíticos: la gasolina, las telas, los plásticos, los alimentos y las medicinas, entre muchos otros. Casi todos los productos que utilizamos en la vida diaria involucran la catálisis en alguno de sus pasos".

{* title=Ciencia con aroma de mujer}
Ciencia con aroma de mujer<
Para esta investigadora, que de niña se debatía entre la química y las matemáticas, los triunfos se conjugan en plural. Aunque se le pregunte por su trayectoria, siempre salen a colación las 20 personas que conforman el grupo de Catálisis Ambiental. Con ellas ha sorteado desde hace años la dificultad de investigar en un tema sumamente oneroso por las especificaciones de los reactivos, la sofisticación de los equipos y la complejidad de los procesos.

Uno de sus mayores orgullos es que el grupo sea uno de los pocos en el país que aplica la ingeniería química en la defensa del medio ambiente, una característica que lo ha conectado internacionalmente con la red V.c del Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo Cyted.

A través de ese espacio muchos de los integrantes del equipo han tenido la oportunidad de hacer estancias en diferentes laboratorios de la región. A ello se suma la participación en proyectos como Ecos Nord, con Francia, para el entrenamiento en técnicas especializadas que no están disponibles en Colombia y otros convenios no formales con investigadores internacionales en el tema de catálisis.

Consuelo Montes obtuvo el grado de ingeniera química de la Universidad de Antioquia en 1975, el de doctora en la misma área en Estados Unidos en 1989 y terminó el postdoctorado en la Universidad Católica de Leuven-Bélgica en 1996. Actualmente combina el laboratorio con las clases de Ingeniería de las Reacciones Químicas, es una científica en todo el sentido de la palabra y, sin embargo, considera que la academia no excluye su papel como ama de casa.

Esa faceta es una de las que más valora en su vida, al punto de considerarla su actividad favorita. "Mi hobby es mi familia. Soy muy buena ama de casa, me gusta la buena cocina, tener el hogar en buen estado y no me he olvidado de ser mujer por ser científica". Las horas que le deja el trabajo las disfruta plácidamente tertuliando con su esposo e hijos, saboreando un agradable plato vegetariano o en sus caminatas de fin de semana.

Al cabo de los años y luego de innumerables esfuerzos, está convencida de que su grupo ha sobresalido gracias a la calidad y dedicación de las personas que han pasado por él y porque su Universidad e instituciones financiadoras como Colciencias han considerado que la investigación es una parte fundamental de la vida académica.

Esa máxima y la importancia que le concede a la eficiencia en el proceso de construcción de conocimiento son, sin duda, los mejores legados que "la profe" Consuelo Montes deja a diario a sus discípulos de aula y laboratorio.