Científicos en el área de Ingeniería, Arquitectura, Urbanismo y afines

Nelson Obregón Neira

Publicado el:: 24-06-2006

Nelson Obregón Neira, doctor en hidrología, trabaja actualmente como profesor titular en la Universidad Javeriana de Bogotá donde dirige la Maestría en Hidrosistemas y el Grupo de Hidrociencias de la Facultad de Ingeniería. Sus líneas de investigación son los sistemas de inteligencia artificial aplicados a contextos cotidianos como la agricultura.

Nelson Obregón Neira
Perfil elaborado en abril de 2006

Nelson Obregón Neira nació en Cúcuta en el seno de una familia humilde, de la cual era el menor de seis hermanos. Como su padre trabajaba conduciendo camiones para el gobierno, desde temprano tuvo contacto con el manejo y movimiento de la maquinaria pesada que se utilizaba para construir vías. Esas impresiones lo motivaron a estudiar ingeniería civil en la Universidad Francisco de Paula Santander de su ciudad natal, de la cual se graduó en 1991.

Viajó entonces a Bogotá para seguir forjando su camino profesional. Accedió a un crédito del Icetex e ingresó a la Universidad de Los Andes para hacer la Maestría en Ingeniería Civil con énfasis en Ingeniería de Recursos Hídricos y Ambientales. Las buenas relaciones con sus tutores lo llevaron a tener acceso a unas prácticas en la Universidad de California, en Davis, Estados Unidos. Allí, el doctor Carlos Puente, profesor en esa institución y también ingeniero colombiano, requería de asistentes de laboratorio para sus investigaciones y fue así como Nelson Obregón Neira comenzó sus estudios doctorales en Ciencias Hidrológicas.

Contó con la suerte de trabajar con un grupo excepcional que cambió su percepción de la realidad y de su disciplina. “Cada uno de mis maestros me inculcó la necesidad de hacer ingeniería desde la propia fundamentación, eso significa llevar el objeto de investigación a los principios matemáticos, que son la base de toda ciencia”.

En este período estudia los fractales, objetos geométricos cuyas estructuras básicas se repiten en diferentes escalas y que se encuentran en todas las manifestaciones de la naturaleza. Esta geometría fractal comprende un vasto espectro de objetos que va desde una simple raya en un papel hasta objetos naturales de grandes proporciones, como los ríos, los árboles, las nubes o los sistemas artificiales construidos por el hombre como las represas, los canales, las antenas, entre otros.

Si se toman por ejemplo las curvas de los ríos, éstas tienen una dimensión específica, estableciendo así la “firma de la naturaleza” como producto de complejos procesos físicos y biológicos. Estas nuevas ideas de hacer ciencia desde la geometría y acompañado del paradigma del caos que enmarca el determinismo en señales complejas influyen en el nuevo pensamiento del profesor Obregón. Sobre esos principios también cuestiona sus ideas sobre la vida y la existencia de un Dios, entendido como un arquitecto constructor que determina lo que percibe nuestra mente.

{* title= Enfoque espiritual}
Enfoque espiritual

“Cada persona tiene una labor que hacer en la vida, como un río cuya misión es irrigar la tierra y llegar a los seres vivos para su consumo”.  Esta concepción influyó en la manera como asimiló sus estudios de doctorado: “Es uno quien debe pasar por el doctorado y no al contrario, cosa que ocurre muy a menudo entre colegas investigadores. Esta etapa es un trabajo de crecimiento interior muy fuerte, amplio, que está en la capacidad de cambiar percepciones e ideas erróneas sobre el mundo circundante que debe culminar con un proceso de humildad y reconocimiento porque con cada paso que se da, con cada nuevo conocimiento que se adquiere o se construye, uno se da cuenta de la inmensidad del mundo y de lo pequeños que somos”.

Su vocación de servicio está ligada a la dedicación y la intensa labor que realiza como investigador del Grupo de Hidrociencias de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Javeriana, institución a la cual está vinculado como docente desde 1999. Participó en la creación de la Maestría en Hidrología y en la actualidad busca fundar, con un grupo de docentes, el doctorado en ingeniería.

Dictar clase lo pueden hacer muchas personas y muy bien, pero ver el brillo en los ojos de algunos estudiantes, sentir que de alguna manera han sido tocados por mis enseñanzas, hace que me sienta seguro de mi labor”. Una de sus mayores satisfacciones es ver los trabajos de sus estudiantes en áreas como la inteligencia artificial y la hidroinformática, temas que investiga en la actualidad.

{* title= "Ingeniería de hígado"}
"Ingeniería de hígado"

La inteligencia artificial es un campo relativamente nuevo que se ocupa de la evocación de funciones humanas mediante modelos matemáticos que contribuyen al desarrollo de estudios y análisis más complejos, explica el docente. De lo que se trata es de emular el funcionamiento de una neurona biológica y reproducir algunas funciones del cerebro humano, como la facultad de aprendizaje, habla y razonamiento, por ejemplo.



A diferencia de otras disciplinas, la inteligencia artificial no contempla explícitamente leyes de la física, pero sí permite encapsular complejas relaciones no lineales entre variables de entrada y salida de un fenómeno. Por ejemplo, el clima podría analizarse a través de variables que se registran en un modelo artificial con miras a formular predicciones más acertadas.

Tiene mucho que ver con el conocimiento aprendido a través del tiempo. Un campesino puede determinar una creciente por la lectura que hace del entorno y puede asegurar qué es lo que va a suceder en un espacio de tiempo determinado. Esta medición la logra con muchos años de vivir en su región; ahora bien, la inteligencia artificial nos permite encapsular matemáticamente ese conocimiento experto y hacer un bueno uso del mismo”.

Obregón denomina coloquialmente a este tipo de trabajo como “ingeniería de hígado” porque para él implica una mezcla de experiencia de muchos años enfrentando un fenómeno para conocerlo hasta en sus expresiones más detalladas para obtener, con fe y exactitud, resultados exitosos.

{* title= Fe en el futuro}
Fe en el futuro

En efecto, para él, la investigación requiere de un ingrediente que poco mencionan o tienen en cuenta otros científicos en su trabajo: la fe. En su opinión, ésta tiene en común con la investigación la búsqueda por parte de los seres humanos de algo oculto o desconocido a los ojos de todos.

La intuición, tener un objetivo determinado y la fe para superar los obstáculos que se presenten son clave para no desfallecer en el intento de encontrar cosas nuevas y consolidar los procesos”.

Su labor científica ha sido reconocida con el Premio de la Unión de Universidades de América Latina (UDUAL) de Apoyo a la Investigación en el 2005, en la categoría de Ciencia y Tecnología, por el trabajo Herramientas conceptuales, matemáticas y computacionales para facilitar el proceso de enseñanza y aprendizaje de los sistemas inteligentes aplicados en el contexto de la ingeniería agrícola.

Para Nelson Obregón los resultados y premios son importantes pero aún más es el trabajo de sus pupilos. “La experiencia nos lleva a esa humildad que nos permite tocar a los demás y son ellos quienes nos dan las satisfacciones cuando avanzan hacia la cima en su carrera”.