Científicos colombianos en el área de Matemáticas y Ciencias Naturales

Alfonso Devia

Publicado el:: 04-03-2006

Alfonso Devia se introdujo en el campo de la nanotecnología para aportarle al país hallazgos pequeños a la vista, pero grandes para la ciencia. Su laboratorio de Física del Plasma ha puesto a Manizales a la altura de las ciudades más desarrolladas del mundo en el ámbito científico.

Alfonso Devia
Perfil elaborado en enero de 2006

En los últimos años, la ciencia nos ha permitido conocer pequeños robots que exploran la superficie de otros planetas, minicámaras que permiten efectuar operaciones médicas sumamente complejas y diminutos chips que guardan cantidades inimaginables de información. Sin embargo, ¿se nos ha ocurrido que todo aquello que deslumbra por llevarnos del centímetro al milímetro puede llegar incluso a la millonésima de esta última medida?

Es posible, y dichos avances tecnológicos, que parecieran sacados de los libros de Julio Verne o de Aldous Huxley, se están haciendo realidad en la sede Manizales de la Universidad Nacional de Colombia, bajo la dirección del físico Alfonso Devia.

El académico, a quien se le atribuye la creación del Laboratorio de Física del Plasma, ha experimentado con nanotecnologías para efectuar análisis criminológicos, de materiales industriales, de medicamentos, topográficos y hasta del terminado de las joyas. Su producto más reciente es la nanolitografía, una técnica que empieza a conocerse en el mundo y que le permitiría a Colombia incursionar en el desarrollo de circuitos prácticamente invisibles al ojo humano, para reducir aún más el tamaño de todo lo electrónico.

Su trayectoria académica y sus avances en la física del plasma, en la exploración de la teoría electromagnética y el estudio de nuevos materiales, se tradujeron en la Medalla al Mérito, otorgada por la Universidad Nacional de Colombia en 1993, en el premio 75 Líderes
caldenses para el año 2000, del periódico La Patria de Manizales, que recibió en 1996, y en el segundo puesto del II Encuentro Nacional de Inventores, realizado por la Superintendencia de Industria y Comercio en 1998. Devia, además ha recibido diversos reconocimientos académicos, al ser nombrado coordinador de la Maestría en Física de la Universidad Nacional, vicedecano de la Facultad de Ciencias en Manizales, director del Departamento de Física y vicerrector de sede en Manizales.

{* title=Pasión científica}
Pasión científica

El caleño de 52 años se inclinó por la Física debido a una facilidad natural para las Matemáticas, que se hizo evidente en los últimos años del bachillerato. A pesar de haber estudiado el pregrado en la Universidad del Valle, terminó enseñando en la Universidad
Nacional sede Manizales en 1977, el mismo año en que recibió el grado profesional. Desde entonces su radio de acción ha sido el Eje cafetero, al que le retribuye todo el apoyo que le ha brindado durante estos casi 30 años, a través de nuevos descubrimientos.

El docente confiesa que siempre ha trabajado en física del plasma, una especialidad a la que lo condujeron sus numerosos diplomas. Primero se capacitó en geofísica en la Universidad Autónoma de Manizales para introducirse en el método de filtrado para señales
geoeléctricas. Después, volvió a su natal Cali para adelantar una Maestría en Física y estudiar la propagación de ondas  electromagnéticas en plasmas cilíndricos y acotados. Luego viajó a Buenos Aires, Argentina, para hacer su doctorado en fluidos conductores entre paredes caladas, allí mismo obtuvo un postdoctorado en flujos magnetohidrodinámicos.

Según explica Alfonso Devia, el plasma es un estado altamente energético de la materia, por ejemplo, las estrellas y el espacio se componen de él. "En realidad, más del 90% de lo que existe en el universo está en ese estado". El profesor sostiene que lo que hace
particularmente importante al plasma es su potencial para desarrollar investigaciones en el área de fusión nuclear, tema recientemente reimpulsado debido a los problemas energéticos
del mundo.

Los estudios sobre el plasma se inscriben dentro de la nanotecnología, pues buscan manipular la materia a la escala de átomos y moléculas. Dentro de esta área y gracias a la experimentación con reacciones químicas a altas temperaturas, Devia y su equipo en
Manizales han logrado obtener nuevos materiales superconductores, resistentes al desgaste y con un espectro de aplicación tan amplio, que va desde la industria hasta el campo médico, pues algunas de sus innovaciones son recubrimientos biocompatibles para que el organismo humano no rechace por ejemplo las prótesis.

El Laboratorio de Física del Plasma de la Universidad Nacional, sede Manizales, fue creado hace 15 y desde entonces ha producido alrededor de 40 publicaciones en revistas indexadas internacionales, 60 en revistas nacionales, ha logrado patentes de nuevos materiales, patentes de inventos y de modelos de utilidad. A su vez, ha registrado 18 softwares desarrollados por sus 40 investigadores, de los cuales 14 son magíster y cuatro doctores.

{* title=Se hace camino al andar}
Se hace camino al andar

En 1982, a su regreso de la Maestría en Física de la Universidad del Valle, la principal dificultad que tuvo que sortear Alfonso Devia en Manizales fue poder aplicar los conocimientos adquiridos sobre plasma. "En esa época éramos muy pocos, llegábamos a seis en el país y las universidades que innovaban en este sentido eran apenas la del Valle, la Industrial de Santander, la de Antioquia y la Nacional", recuerda.

Como todo científico colombiano, este físico tuvo que ingeniárselas para vender la idea de aplicar las nanotecnologías en el país, "pues los equipos son sumamente costosos y los administradores de las universidades no le ven una utilidad tangible". No obstante, ante tanta adversidad, el balance del académico y su equipo es bastante alentador. Sus investigaciones gozan de tanto prestigio en el país, que los magíster y doctores de otras universidades solicitan a Devia como director de tesis, para que oriente sus trabajos finales.

Pero en la vida del físico no todo es nanotecnología. Si algo lo caracteriza es la versatilidad y su compromiso con Manizales y la región cafetera. Por ello, otro de los temas que ocupa sus jornadas es el mejoramiento de las competencias científicas en la educación básica y media de Caldas.

Su preocupación por las deficiencias que presentan los estudiantes de primaria y bachillerato en este sentido ha llevado al docente a diseñar modelos para desarrollar la Física en las aulas y estructurar laboratorios susceptibles de ser implementados en cualquier escuela del país. Incluso ha coordinado una modalidad virtual de los mismos, que hizo a su equipo acreedor a un premio internacional en Orlando (Florida) hace tres años. Este programa financiado por Colciencias, el municipio de Manizales y la Gobernación de
Caldas, busca también que los docentes reciban una asistencia técnica por parte de los científicos de la Universidad Nacional, al tiempo que los estudiantes son sometidos a pruebas diagnósticas con el fin de determinar fortalezas y dificultades.

El hecho de trabajar con nuevos materiales a escala atómica y molecular, ha llevado a Alfonso Devia a unir la ciencia con la solución de problemáticas específicas de la región en la que enseña y habita. Tal vez una de las muestras más llamativas de esa conjunción es la
evaluación de productos agrícolas como el café. En el montañoso Caldas la nanotecnología se ha volcado al estudio de la calidad, la forma y las características del grano, para lograr mayor competitividad en el mercado internacional.

{* title=Futuro promisorio}
Futuro promisorio

Actualmente el docente está deslumbrado por la nanolitografía. Con orgullo hace alarde de los resultados del Laboratorio de Física del Plasma en ese sentido. Uno de los más puntuales es un letrero con las siglas de su grupo de investigación, que sólo puede ser visto
a través de un sofisticado microscopio y un computador.

Hace poco el docente se enteró de un avance similar en una universidad de Dresden Alemania, y lo curioso del tema es que los docentes de ese país sostenían que el suyo era uno de los nanoletreros pioneros en el mundo. Los de Manizales habían hecho el suyo con poco tiempo de diferencia, sin saber de la existencia del europeo.

Alfonso Devia ve en esta técnica una gran posibilidad de desarrollo tecnológico para el país, pues ese tipo de letreros son la base para el desarrollo de nanocircuitos. Por lo pronto, el docente, que se caracteriza tanto por su Física pasión por la ciencia, como por su timidez y cordialidad, empata los nanosueños con entretenimientos también en pequeño, pues su máxima diversión es ver muñequitos en televisión y jugar a ser niño, para compartir la mayor cantidad del tiempo con su nieta de siete años.

Sensible y amante de la tecnología, este físico colombiano, le ha dado al país grandes avances y satisfacciones científicas. Actualmente hace parte del Comité Internacional de la Escuela de Física del Plasma, que se desarrolla en Sudamérica cada dos años, y es par evaluador de Colciencias, el organismo que promueve la ciencia en el país. Él es una muestra de que hay que pensar y trabajar en grande para lograr dar pasos de gigante, así sus frutos sean una millonésima menos que microscópicos.