Científicos colombianos en el área de Matemáticas y Ciencias Naturales

Juan Darío Restrepo Ángel

Publicado el:: 18-09-2008

Juan Darío Restrepo Ángel es biólogo marino egresado de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, de Bogotá,  es un hombre jovial, expresivo y extrovertido al manifestar sus pensamientos e ideas. y sus inicios como profesional en las ciencias del mar fueron con el Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas, en Cartagena, donde uno de los primeros proyectos que realizó fue sobre los arrecifes de coral en las Islas del Rosario “para analizar el estado de los corales en ese entonces”.

Juan Darío Restrepo Ángel
Perfil elaborado en septiembre de 2008

Cuando llegó a la Universidad Eafit, en Medellín, a principios de los años 90, a la comunidad académica de esa época le pareció extraño que un biólogo marino se vinculara a una institución de tradición académica en el campo administrativo.

Pero hoy la historia es otra. El profesor Restrepo Ángel integra el grupo de investigación Geología Ambiental del Departamento de Geología de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Eafit, clasificado por Colciencias en Categoría A, y que, según el profesor “es el grupo de geología más antiguo del país”. En este espacio ha construido una historia de éxitos académicos y de proyectos de investigación destacados tanto en el plano nacional como internacional.

En el grupo, constituido en 1986, el profesor Restrepo Ángel trabaja con el geólogo franco-colombiano Michel Hermelin, las geólogas Gloria Toro (Coordinadora del grupo) y Gloria Sierra, el geólogo Giovanny Bedoya y otros 11 co-investigadores.

{* title=Ideas para generar conocimiento}
Ideas para generar conocimiento


Años después, a través de proyectos con la Unión Europea, se vinculó como investigador asociado a la Universidad Eafit donde propuso varios proyectos; siendo el del Delta del Río San Juan –ubicado en la costa pacífica colombiana– uno de los más exitosos. “Este proyecto, que duró cerca de 10 años, fue para entender la dinámica del Río San Juan y del delta”, comenta el investigador.

A partir de este proyecto el profesor Restrepo Ángel definió una línea de investigación cercana a la oceanografía litoral y a estuarios y al estudio de la interacción entre los ríos y la costa. “Esa interacción se conoce como deltas, lugares donde desembocan los ríos”, explica.

En 1996 obtuvo una beca para estudiar el Doctorado en Ciencias del Mar, en la Universidad de Carolina del Sur (Estados Unidos), donde trabajó con el profesor Bjorn Kjerfve, a quien define como “uno de los mejores 20 científicos del mundo en el tema de los deltas y estuarios”. Permaneció en este país cinco años dedicado al estudio y al trabajo en oceanografía litoral.

Al reintegrarse a Eafit, en 2002, continuó la línea de investigación en deltas y en ríos y comenzó con otra línea sobre el transporte de sedimentos en los ríos colombianos donde analiza “cuántos sedimentos lleva el agua, su implicación en la zona costera, y por qué erosionan tanto las cuencas hidrográficas del país”.

Al hablar de los proyectos realizados, el profesor revela placer y orgullo, por los adelantos en su campo de acción, pues sabe que el conocimiento generado en sus investigaciones contribuye al medio ambiente del país y a propiciar una mejor condición de vida de las comunidades beneficiadas con los resultados.

Un ejemplo de ello fue el proyecto sobre el Estudio integral y regional de la cuenca hidrográfica del Río Magdalena, en el que analizaron la erosión en la cuenca y los factores que la controlan. “Fue un proyecto muy pretencioso en el que construimos unos modelos numéricos sobre los factores de origen humano y naturales que alteran la erosión en el Río Magdalena”.

Con esta investigación obtuvo Mención de honor en Ciencias físicas, exactas y naturales del Premio Alejandro Ángel Escobar, en 2006. “Este trabajo generó una gran discusión entre la academia y el Ministerio de Transporte. Fue polémico y exitoso porque nunca en Colombia se había evaluado la condición de los Andes ni de toda la cuenca del Río”, comenta con tono crítico el profesor.

En el 2005, el profesor Restrepo también participó en un proyecto financiado por Colciencias y la Armada Nacional sobre el delta del Río Mira, cerca a Tumaco, en la frontera con Ecuador. Para el biólogo marino ese delta es importante porque es muy vulnerable a la erosión costera, a procesos de alta energía como los tsunamis (o maremotos) y a movimientos sísmicos.

{* title=Apropiación social de los resultados}
Apropiación social de los resultados


El investigador Juan Darío Restrepo dice que cuando en las zonas donde desarrolla un proyecto hay corporaciones regionales o ambientales no tienen dificultad con la socialización de los resultados porque las entidades se encargan de difundirlos en sus planes de desarrollo y de control ambiental. “Hay una apropiación directa del conocimiento para un uso ambiental o de protección”.

Para este investigador es claro que cuando estudia fenómenos en una región se le debe explicar de una manera clara a la comunidad el objeto del proyecto. “Con las comunidades convivimos y se genera una relación amistosa y casi familiar. Pero no se trata solo de instalar equipos de alta generación en la zona ¡no es solo hacer ciencia! es tener el acompañamiento de guías de la región y comunicarse con ellos. A la gente no le gusta que uno se apropie de sus cosas y que nunca vuelva”.

Juan Darío Restrepo Ángel destaca que proyectos como el del Río Magdalena, por su magnitud, ha tenido difusión en los periódicos de mayor circulación nacional, además de Radio Bolivariana, Emisora Cultural de la Universidad de Antioquia, entre otros. Y tuvo la misma experiencia en medios cuando le otorgaron el Premio Alejandro Ángel Escobar, lo cual le satisface porque se difunden resultados de investigación de una forma clara que le llega a la sociedad.

{* title=Compromiso con la sociedad}
Compromiso con la sociedad


“Hace diez años uno escribía proyectos, competía por financiación y obtenía fondos, con la obligación de publicar los resultados de las investigaciones en revistas internacionales; pero en ese tiempo no existía el requerimiento de la comunidad de socializar los resultados. Los científicos éramos unas ruedas sueltas y nos quedábamos con ese ego y éxito interno sin mostrarle resultados y beneficios a la gente”.

Colciencias implementó las convocatorias con beneficiarios donde los científicos, los grupos de investigación o la universidad deben tener una entidad beneficiaria social, antropológica o ambientalmente que se apropie de los resultados que le sirvan al Gobierno para solucionar problemas específicos de una región. Frente a esta propuesta el profesor Restrepo Ángel expresa: “Ahí se genera la conciencia de que los resultados de la investigación propenden por generar un valor agregado a la sociedad para que se apropie de ellos. Esa propuesta nos obligó a los científicos a abrirnos, bajar el lenguaje, publicar y socializar los resultados, y actualmente, es uno de los requisitos en los proyectos de investigación. Sin embargo, hay científicos que trabajan como en una ‘burbuja’, encerrados en un laboratorio ¡y en algunos casos deben estar allí!, pero de todos modos tienen la obligación de divulgar el conocimiento”.

Sobre el tema de divulgación, agrega el investigador que “anteriormente al científico que mostraba los resultados de sus proyectos lo criticaban porque ‘mojaba prensa’. Ahora es al contrario, esa difusión de conocimiento ayuda a conseguir más recursos y sensibiliza al público acerca de la importancia de la ciencia. La gente cree que la ciencia es un artículo de lujo y no una necesidad. No se ve como una actividad útil para la economía y el crecimiento del país”, formula con seguridad el docente.

{* title=La pasión mueve al investigador}
La pasión mueve al investigador


Juan Darío Restrepo Ángel declara “Quienes investigamos lo hacemos porque tenemos una pasión que nos mueve, nos despierta la capacidad de asombro y de preguntarnos. Ahí está el método científico de la investigación que parte de una pregunta, que nos mueve a construir proyectos para generar conocimiento”.

Ilustra su definición al explicar que en la academia se conectan la pasión y la investigación realizada, y con esas herramientas el docente renueva los cursos y el material que les transmite a los estudiantes. “La investigación hace que la academia se renueve continuamente y no sea estática; es fascinante cuando uno les lleva a los estudiantes diferentes problemas a las clases y nuevas formas de abordarlos, porque uno aprende y descubre durante la investigación. Investigar es renovar el conocimiento y no volverlo solo un libro o un programa oficial de estudio”, manifiesta con emoción el profesor Juan Darío.

Para el docente es claro que investigar es una necesidad mundial. Asegura que una comunidad que no investiga y no apropia nuevas tecnologías y procesos está totalmente fuera del juego económico global y de mercado. “Si no investigamos ni generamos una sociedad del conocimiento, compraremos todo por fuera, porque no generamos procesos ni tecnologías propias, por eso lo que fabriquemos será más costoso y las tecnologías de países avanzados nos absorberán”, advierte el investigador.

Lo que plantea el doctor Restrepo Ángel con tono de preocupación es que en Colombia lo puntual es cómo, con quién y con qué dinero investigar. Y propone estrategias: “Primero: la formación del recurso humano –tenemos muy pocos profesionales con formación de doctorado. Segundo: generar investigación en todas las áreas identificando sectores y empresas para conectarlos con la academia. Esto requiere tiempo, leyes, visión de gobierno, buen presupuesto y conciencia política”.

Plantea esas estrategias con conocimiento de causa, pues Juan Darío Restrepo Ángel es consejero del Programa Nacional de Ciencia y Tecnología del Mar de Colciencias, por eso conoce sobre el poco presupuesto con que cuenta la entidad para financiar proyectos –un escaso presupuesto alrededor de 70 mil millones de pesos– y del poco apoyo que el Gobierno le presta a la investigación.

En Geología Ambiental, como sucede en Ciencias del Mar, el biólogo marino Juan Darío Restrepo Ángel piensa que en Colombia hay pocos grupos que trabajen el tema y poca masa crítica. “No hay masa crítica para la cantidad de investigación que se puede hacer en este país (donde hay dos costas, dos mares y ocho deltas), en temas como desastres, temblores, deslizamientos, inundaciones, clima. Hay que generar espacios en las universidades para desarrollar investigación y motivar a los estudiantes para que investiguen”.

{* title=Los reconocimientos}
Los reconocimientos


Actualmente el Doctor Juan Darío Restrepo Ángel trabaja en el tema de sedimentos de ríos con los cuatro investigadores más destacados del mundo, y en el tema de deltas tiene contacto con los tres científicos más importantes en el plano internacional, originarios de Japón, Estados Unidos y Holanda.

Al respecto el profesor recomienda: “La ciencia que uno hace la debe evaluar con base en los estándares internacionales más altos para saber si lo que hace es de buena calidad y es pertinente en la ciencia. No me comparo localmente ni nacionalmente. Soy muy autocrítico y no me gusta evaluarme bajo el elogio mutuo que manejamos los colombianos que nos lleva a relajarnos”.

Esa disciplina en la autoevaluación le ha permitido obtener en dos veces (1996 y 2000) el Premio Anual de Investigación en la Universidad Eafit, ser docente invitado por el Programa Erasmus Mundus de la Unión Europea. Además su rigor y cualidades académicas lo calificaron para ser Miembro del Consejo de Dirección Científica Proyecto Global IGBP-LOICZ, International Geosphere Biosphere Program IGBP, en 2004 y 2006; así como participar en importantes espacios académicos.

Reconoce con franqueza que hay una parte del ego que las personas siempre tratan de ocultar y expresa que los premios recibidos y participar en diferentes comités científicos son el resultado de la calidad de la ciencia que hace y le posibilitan participar en proyectos internacionales. “Realmente es la investigación la que se gana esos lugares de reconocimiento y no la persona; pero lo retroalimentan a uno para hacer ciencia de más nivel”, dice con un poco de timidez.

En la esfera personal Juan Darío Restrepo Ángel se define –graciosamente– totalmente perruno, porque considera a sus cuatro perros Golden retriever como sus hijos. “Vivo con mi esposa, pero creo que les pongo más cuidado a mis perros que a ella”, dice jocosamente. Aparte de su pasión por los deltas y los ríos, y el amor por sus perros, al profesor le gusta leer y viajar “¡Afortunadamente viajo mucho debido a mis proyectos!”, exclama.

El profesor cavila un poco y dice “Una persona nunca termina de educarse, es un proceso continuo en el tiempo. Aclara que quiere conocer todos los deltas de Colombia y sus metas en ese campo son los deltas de los ríos Patía, Magdalena y Atrato. “¡Ese es mi sueño y mis metas para los próximos 10 años! Quiero tener una visión de los deltas de este país y generar conocimiento de todos ellos”.

Sin embargo, el profesor piensa, hace una pausa y dice: “en lo personal, quiero tener un hijo y volverme a casar… pero con la misma señora –risas-, y tener más tiempo para leer porque por tanto trabajo uno descuida la lectura”.

Finalmente el profesor Restrepo Ángel puntualiza con una reflexión que hizo en una conferencia en Europa: “Hay personas exitosas en la academia y en la ciencia, totalmente solitarias, o sea que no tienen balance en la vida. La excelencia en investigación se logra al seguir una línea de investigación que apasione, tener capacidad de asombro, de trabajo y de dedicación, y ser buena persona (para ser buena persona hay que querer a las demás personas y tener a alguien). En conclusión, si una persona reúne la pasión, la capacidad de asombro, la capacidad de entrega, la dedicación y es buena persona, eso lo defino como inteligencia. La inteligencia es generar un entorno de vida donde esas variables estén balanceadas”.