Científicos colombianos en el área de Matemáticas y Ciencias Naturales

Nelson Porras Montenegro

Publicado el:: 16-11-2007

Entre la música y la física se debatía la decisión de la vida profesional de Nelson Porras Montenegro. Las precarias condiciones económicas de su familia no le permitieron elegir la primera. Sin embargo, este vallecaucano hoy en día lleva a cabo su investigación en el campo de la física con miras a realizar un destacado aporte colombiano al desarrollo del estudio de la estructura electrónica con posibles aplicaciones para la computación cuántica.

Nelson Porras Montenegro
Perfil elaborado en junio de 2007.

La atracción por los fenómenos naturales marcaron su niñez. ¿Por qué los imanes atraen el hierro?, ¿cómo se forma el arco iris después de la lluvia?, ¿cómo se mueve un carro?, ¿cómo puede volar un avión?, etc. y en el intento por hallarles respuestas se convirtió en un lector nato y en un incipiente investigador. “El primer libro que me compró mi madre fue sobre ciencias naturales”, recuerda “y eso me motivó mucho a entrar al campo de la física”.

Al terminar sus estudios secundarios, ingresó en la Universidad del Valle donde se graduó como Físico. Posteriormente viajó a Brasil, donde obtuvo sus títulos de maestría en Física de la Universidade Federal Do Rio Grande Do Sul y de doctorado en Física de la Universidade Federal Fluminense. Allí se concentró en el estudio de fenómenos propios de sistemas semiconductores de baja dimensionalidad, como pozos, hilos y puntos cuánticos; y en el estudio teórico de las propiedades magnéticas del samario (elemento químico que hace parte de los lantánidos o tierras raras), que bajo presión puede cambiar de semiconductor a metal y viceversa y que es empleado en la industria, en otras cosas, para la fabricación de imanes permanentes y para las lámparas y proyectores usados en industria del cine.

{* title="Esto es excitante"}
“Esto es excitante”

De regreso al país, en la Univalle, Porras Montenegro en conjunto con otros docentes conformaron el grupo de investigación conocido como Física Teórica del Estado Sólido. Este nombre a su vez responde al área de la física que estudia los materiales sólidos a través de la mecánica cuántica, el electromagnetismo y otras disciplinas. La física teórica del estado sólido ha sentado las bases teóricas de la ciencia de los materiales que ha sido fundamental al posibilitar el desarrollo de transistores y dispositivos semiconductores nanoscópicos para el desarrollo de la optoelectrónica, spintrónica y computación cuántica.

Como parte del equipo, el profesor Porras ha participado en investigaciones desarrolladas en el campo de las estructuras semiconductoras y superconductoras de baja dimensionalidad relacionadas con los estados de impurezas, estructuras electrónicas, excitones, propiedades ópticas y de transporte, entre otros.

“Esto es excitante” dice sonriendo, porque además “nos han permitido formar muchos estudiantes de pregrado, de maestría y de doctorado y los resultados que hemos obtenido han sido muy interesantes y se han reportado en publicaciones nacionales e internacionales”.

“Muchos de los descubrimientos experimentales y teóricos en los cuales nosotros hemos participado todavía no se usan en los desarrollos tecnológicos actuales pero los usarán más adelante”, enfatiza. Esto por cuanto las estructuras semiconductoras y algunas superconductoras están comenzando a ser construidas a nivel nanométrico, o sea, una milmillonésima parte de un metro, con el propósito de prepararse para el siguiente paso de la electrónica: la optoelectrónica, es decir, la unión entre la óptica y la electrónica a escala nanométrica, cuyo funcionamiento está relacionado directamente con la absorción y emisión de luz.

 Su grupo, también concentra los esfuerzos en el estudio del factor g de Landé y su influencia en lo que se conoce como la espintrónica (construcción de dispositivos que manipulan no sólo la carga eléctrica de los electrones, sino también su espín). Además, se están enfocando en otra línea conocida como la fotónica (generación y transmisión de la luz) que junto a la espintrónica prometen ser los motores de la próxima revolución mundial en las telecomunicaciones e informática.

 De otro parte, para el profesor Porras participar junto con otros docentes del Departamento de Física de la Universidad del Valle en la creación y consolidación de la Maestría y el Doctorado en Física, ha sido una de las experiencias más gratificantes en su carrera. “Muchos de los estudiantes que se han formado en el magíster y en el doctorado son en estos momentos profesores e investigadores muy competentes en varias universidades del país”, afirma.

{* title=De la familia y la música...}
De la familia y la música…

Nelson Porras reconoce que el apoyo de su familia, sobre todo el de su madre y su padre, han sido los pilares de su carrera. Recuerda muy bien las palabras de su familia “la única herencia que nosotros podemos dejarte es el conocimiento, entonces aprovecha, estudia, aprende porque te pueden quitar todo, menos el conocimiento”.

Reconoce el apoyo y respaldo que ha recibido de su esposa y de sus hijos, en sus viajes de estudio y en sus ausencias. Aunque su sueño de músico se vio frustrado, vive a plena satisfacción el hecho de que sus dos hijos lo sean. Su gusto por la música no ha desaparecido y se considera un acérrimo salsero. En su tiempo libre, práctica deporte, especialmente el fútbol y lee textos en inglés “por aquello de no perder la práctica” dice sonriendo.

{* title=Herencia para próximas generaciones}
Herencia para próximas generaciones

“Cuando estaba haciendo mi tesis de doctorado, leí un libro cuyas palabras me marcaron porque tenían mucha relación con el trabajo que hacía entonces. Es una frase que vale para el mundo entero”, afirma. La frase dice: “Si frente a lo que vemos nos preguntamos por qué, por qué el arco iris, por qué el barco no se hunde, por qué esto o aquello, también podemos pensar en cosas que no existen y decir por qué no, por qué no darles vida, por qué no hacerlas existir?”.

 “Esta frase habla de la grandeza y de la naturaleza humana y a la vez divina del hombre” continua el profesor, “porque le permite al hombre crear cosas nuevas y sólo a partir de la creación de cosas nuevas es que vamos contribuyendo al desarrollo del mundo, cumpliendo con nuestro legado”.

El profesor Porras, considera, finalmente, que los jóvenes de hoy tienen más oportunidades de acceso al conocimiento. Su consejo para estas generaciones es que sean muy humildes a la hora de aprender, a la hora de recibir todos los conocimientos y fundamentalmente que sean muy constantes y tenaces. “Cuando se hace con gusto, con amor lo que se quiere, lo demás llega por añadidura”, concluye con una sonrisa.