Galería de Investigadores - Ciencias de la salud y afines

Wilfredo Valdivieso Quintero

Publicado el:: 17-07-2018

Wilfredo Valdivieso Quintero, pertenece al grupo de investigación CIBAS del área de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Santander.

Wilfredo Valdivieso Quintero

¿Qué estudios profesionales ha realizado?

Pregrado: Bacteriología y Laboratorio Clínico, Universidad Industrial de Santander.
Posgrado: Maestría en Ciencias Básicas Biomédicas en la Universidad Industrial de Santander.

¿En qué momento descubrió que el área en que trabaja era lo suyo? ¿Qué lo motivó? Cuéntenos su experiencia personal.

Desde el pregrado. Cuando cursaba el sexto semestre de mis estudios en Bacteriología y Laboratorio Clínico, conocí las técnicas de biología molecular y tuve la fortuna de poder utilizarlas para resolver una pregunta del campo de la inmunología humana. Posteriormente, en mi práctica profesional, trabajé en la detección de microorganismos patógenos para el hombre y fue allí donde comencé a entender el potencial de las herramientas de biología molecular para detectar, identificar, conocer, y descubrir diferentes especies presentes en nuestro planeta, desde partículas tan pequeñas como los viroides (más pequeños que los virus) hasta especies multicelulares tan complejas como nosotros, los humanos.

Todos los organismos nos regimos por reglas básicas, con algunas variantes, claro está, pero todos necesitamos almacenar la información de quienes somos, para en algún momento utilizarla en nuestro beneficio o transferirla a la desendencia y es con las biomoléculas de ADN, ARN y las proteínas que podemos cumplir con esta función. Tener acceso a estas biomoléculas y poder interpretar la información almacenada en ellas nos permite entender procesos complejos como la interacción entre bacterias y plantas para mejorar la producción agrícola; entender porque ciertas bacterias ocasionan daños cuantiosos a las industrias en algunas regiones del Colombia pero no en otras; o dilucidar los mecanismos que hacen que una célula normal se convierta en una célula tumoral. Es decir, entender el funcionamiento de los mecanismos de almacenaje y utilización de la información (¿Cuándo?, ¿cómo? y ¿Por qué?) de cualquier organismo, nos permite crear estrategias para modular sus interacciones en favor de nosotros. Esa estructura básica de almacenamiento de información y su pontencial utilización en la interacción entre diferentes organismos uni o pluricelulares fue lo que motivó a seguir incursionando en el entendimiento de la biología molecular.

¿Cuál ha sido su trayectoria en el mundo de la investigación?

He vivido cambios drásticos en mis objetos de investigación. Comencé trabajando en un proyecto de la Universidad Industrial de Santander (financiado por Colciencias) cuyo objetivo fue detectar diferencias genéticas en individuos infectados por el parásito responsable de la enfermedad de Chagas, enfermedad con una fuerte presencia en muchos municipios del departamento de Santander.

Luego participé en la evaluación de moléculas para el tratamiento de la enfermedad de Chagas, leishmaniasis y células cancerígenas utilizando estrategias como la fototerapia. Con este último proyecto realicé mi trabajo de maestría en el estudio de la forma como se producía la muerte en los parásitos; la muerte es compleja a diferentes niveles. Hasta ese momento trabaje exclusivamente con investigaciones relacionadas en salud humana, luego se me presentó una oportunidad de aplicar lo aprendido al campo industrial en Ecopetrol, donde mi nuevo objeto de estudio fueron los microorganismos y su impacto en la industria energética. Aquí utilicé técnicas de biología molecular para detectar microorganismos asociados a la presencia de crudo como parte del paquete de estudios para la exploración de nuevos campos petrolíferos. También trabaje en la detección de microorganismos que representaban un problema para las tuberías que transportaban el crudo y para el crudo mismo. Sin embargo, uno de los campos en los que más me gustó incursionar, fue el estudio de la expresión de genes en especies acuáticas como forma de detectar la exposición a contaminantes y como éstos contaminantes influían en el estado de salud de los individuos de una especie y en la población total. El desarrollo de este trabajo me permitió interactuar con doctores nacionales e internacionales de diferentes áreas del conocimiento con el fin de diseñar una estrategia metodológica para el abordaje de esta problemática.

Luego tuve la oportunidad de ingresar al grupo de investigación CIBAS de la Universidad de Santander y aquí comencé a trabajar de la mano de otros profesores en el estudio metagenómico de microorganismos presentes en el proceso de fermentación del café. Actualmente estoy trabajando en dos proyectos de investigación, el primero financiado por Colciencias en el cual participo como coinvestigador realizando pruebas para identificar la internalización de compuestos anclados a nanopartículas; y el segundo hace parte de un convenio que tiene nuestra universidad con Ecopetrol, en este convenio participo asesorando la utilización de herramientas de biología molecular para la identificación de microorganismos y de su estabilidad genética.

Actualmente soy el tutor del semillero Micromol que hace parte del grupo de investigación CIBAS y desde allí estamos formando estudiantes con capacidad de resolver problemas utilizando el enfoque de la biología molecular. Esta formación nos valió el reconocimiento institucional de dos trabajos realizados por nuestros estudiantes en el encuentro de semilleros de investigación y la aprobación de un joven investigador para realizar trabajos básicos en el área de bioinformática.
El pasado año 2017 presentamos junto a otros investigadores del grupo dos propuestas a Colciencias, encaminadas a la utilización de herramientas de biología molecular asociadas a procesos de electroquímica para facilitar la detección de microorganismos en agua y a la caracterización de proteínas de una levadura considerada un patógeno oportunista para el hombre. Estos proyectos fueron avalados y estamos a la espera de las firmas de actas de inicio. Lo describo con detalle por que me siento contento que las ideas concebidas en nuestra universidad son valoradas y avaladas por investigadores nacionales.ción.

Dentro del campo que cada profesional desempeña, tiene una especialidad, ¿cuál es la suya?

El uso de herramientas de biología molecular para la detección, identificación y caracterización de microorganismos y/o sus biomoléculas.

¿Qué investigadores admira y por qué?

El premio Nobel de química de 1958 Frederick Sanger, por sus estudios en la determinación de la secuenciación de ácidos nucleicos, con sus investigaciones abrió la puerta para el diseño de técnicas de biología molecular revolucionarias como la PCR y la secuenciación masiva de genomas.

¿Cuál es esa investigación máxima que le gustaría realizar?

Mes gustaría estudiar el comportamiento de diferentes regiones de ADN intercambiable entre especies (Mobiloma) y reconocer patrones que puedan definir el curso de cambios de poblaciones de microorganismos y con estos patrones diseñar sistemas de predicción rápido de eventos basados en la tecnología de ADN, ARN o proteínas.

¿A qué dedica su tiempo libre?

Me gusta la jardinería y viajar. Frecuentemente utilizó los viajes para tratar de conseguir semillas de plantas ornamentales o árboles para germinarlas en casa.

¿Qué lo impulsa a levantarse cada día?

Depende de cada día, sin embargo podría decir que un factor común a las diferentes actividades es la expectativa, observar el resultado de una situación: como se desenvuelve un encuentro con estudiantes, los resultados de un experimento planeado, o una conversación no planeada con alguien.