Juan Carlos Briceño
Ciencias de la Salud
El ingeniero biomédico Juan Carlos Briceño, docente de la Universidad de los Andes, coordina las primeras investigaciones que se hacen el país para producir "sangre artificial".
-

Autor: Luis Fernando Páez (especial para Universia)

Desde hace 10 años dirige el Centro de Investigaciones Cardiovasculares "Carlos Lleras Restrepo" de la Fundación Cardio Infantil de Bogotá.

Perfil elaborado en agosto de 2004

En una hoja en blanco hace un rápido bosquejo del corazón humano, de los pulmones y del recorrido de la sangre. No se trata de un médico cirujano ni de un cardiólogo, sino de Juan Carlos Briceño, ingeniero biomédico especializado en reparar y diseñar válvulas cardiacas y prótesis para tratamientos cardiovasculares.

En el dibujo indica cómo se desvía la sangre durante una operación para que pase por una bomba y por un oxigenador y así establecer un bypass cardiovascular. Con este procedimiento, fundamental para su labor, se mantiene con vida al paciente gracias a que las máquinas realizan las funciones del corazón y de los pulmones durante la cirugía. Briceño se "encarreta" hablando del asunto y resulta fácil comprender por qué este tema lo ha maravillado tanto desde hace casi dos décadas.

Desde niño sintió curiosidad por la Medicina pues, como él mismo dice, su casa parecía un hospital porque su padre era médico y su madre era enfermera. En el momento de escoger una carrera profesional vio que, aunque le gustaba ese universo, se interesaba más por descubrir cómo funcionaban otras máquinas diferentes al cuerpo humano. Decidió ingresar al Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de los Andes, dónde terminó sus estudios en 1985, poco antes de cumplir 21 años.

Pronto vio que con la ingeniería biomédica conseguiría unir su interés por salvar vidas y el de inventar mecanismos. Para él, "uno puede crear una bomba para petróleo, por ejemplo, pero si hace una para la sangre aparecen otros sentidos y motivaciones". En 1986 empezó a trabajar en un proyecto de la Universidad de los Andes y Colciencias en esa área, el cual empalmaría después con otro de la Fundación Cardio Infantil de Bogotá para desarrollar prótesis para las válvulas del corazón. Desde entonces estas instituciones siempre lo han respaldado.

AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar