Cómo planear y escribir un artículo científico
El periodismo científico exitoso requiere más que sólo escribir sobre un tema interesante. Tiene tanto de saber vender una historia a los editores como de realmente escribirla. Es necesario planificar cómo se procederá tan pronto como sea posible, y estar dispuesto a revisar este plan cuando sea necesario.
-
Elección y propuesta del artículo

Antes de comprometerse con un tema, es necesario preguntarse cómo hacer una buena propuesta de la historia que se quiere contar y de qué forma ésta se acomoda al medio al cual se apunta. Distintos medios de información estarán interesados en distintos tópicos o aspectos de un debate. Para cerciorarse de que la historia les interesará, hay que fijarse en lo que ya han publicado. ¿Cómo presentan las historias?, ¿qué ángulo abordan? Esto ayudará a focalizarse y limitará la carga de trabajo.

Hay que asegurarse de saber quiénes son los lectores y tener claro por qué les interesaría la historia en cuestión. ¿Leen habitualmente sobre ciencia? Conocer a la audiencia ayuda a decidir qué explorar en profundidad y qué aspectos son menos importantes.

Se debe pensar sobre cuánto extenderse en la ciencia y los métodos empleados. A menudo lo importante son las implicancias, aunque a veces la ciencia misma es extremadamente relevante. Por ejemplo, en una historia sobre potenciales vacunas contra el SIDA se podría explicar por qué es difícil probarlas y discutir respecto de cuándo podrían estar masivamente disponibles. Por otra parte, un nuevo proyecto regional de paneles solares no requiere que se den detalles sobre los materiales empleados. Más que eso, el enfoque debiera estar en lo que significa esta tecnología para la economía local y la vida cotidiana de las personas.

Todas las historias requieren tener un ‘ángulo’ o perspectiva. Siempre hay muchas formas de narrar una historia. Por ejemplo, se podría destacar una tendencia o una controversia científica, o poner una investigación en contexto. Resumir la historia en una sola línea suele ayudar a clarificar la perspectiva que tendrá y facilita decidir qué ángulo tomar.

También debiera considerarse el tipo de artículo que se va a escribir. Si solamente se necesita presentar una noticia o ponerla en contexto, un artículo noticioso breve es el mejor formato. Si hay que narrar una historia más larga, que requiere más información y datos que la respalden, un reportaje en profundidad podría ser mejor. O si se tiene una opinión subjetiva, se puede presentar como un comentario. Buscar y leer un artículo publicado en el formato elegido ayudará a consolidar las ideas y a elaborar una estructura que se ajuste al estilo del medio de comunicación.

Si el artículo se imprimirá o si se publicará en línea también afecta la forma en que se escriba. La regla de oro es que para un texto en línea se necesita sólo la mitad de las palabras, pero más estructura.

Finalmente, es importante averiguar quién es el editor. Éste podría mostrar más entusiasmo si se sabe cuáles son sus intereses y qué ha publicado antes.

Una vez que se tiene clara la historia, hay que ‘vendérsela’ al editor. Explicarle por teléfono por qué es relevante y de actualidad, y cómo se planea abordarla, puede ser más efectivo que hacerlo por correo electrónico. Es aconsejable ofrecer un breve esquema, estar abierto a sugerencias y ponerse de acuerdo en cómo se va a proceder. Se debe permanecer en contacto, en caso de que el relato o el ángulo de la historia cambien.

AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar