Descubrimiento de 10 nuevas especies de anfibios
Descubrimiento de 10 nuevas especies de anfibios
Durante 3 semanas, herpetólogos de Conservación Internacional Colombia y ornitólogos de la Fundación Ecotrópico Colombia, con el apoyo de la comunidad Emberá de Eyakera, asentada en las cabeceras del río Tanelita, realizaron una exploración científica en la espesa selva del Darién, específicamente en el Cerro Takarkuna.
-
Esta expedición contó con cofinanciamiento de la empresa minera Cerrejón con la cual CI Colombia suscribió un convenio de colaboración en el marco de la iniciativa business and biodiversity offset.

“Una vez más ratificamos que somos potencia por naturaleza y que no sólo somos líderes en nuestra región, sino en el mundo entero. Sin duda, este hecho representa un gran avance para la humanidad en materia de ciencia y salud” destacó el ministro de Ambiente, Juan Lozano Ramírez.

Dentro de las especies nuevas de anfibios se encuentran:
* Tres ranas de cristal (de los géneros Nymphargus, Cochranella y Centrolene)
* Tres ranas venenosas de la familia Dendrobatidae (Colostethus, Ranitomeya e Anomaloglossus)
* Dos ranas arlequines del género Atelopus
* Dos especies de ranas de lluvia (Pristimantis)
* Como elementos centroamericanos que se registran por primera vez para el norte de Suramérica se encuentran: una salamandra (Bolitoglossa taylori), una rana de lluvia (Pristimantis pirrensis), una lagartija (Ptychoglossus myersi) y una serpiente aún no identificada plenamente.

Adicionalmente se reportó la presencia de grandes mamíferos como: La danta chocoana o macho de monte (Tapirus bairdii) especie críticamente amenazada en Colombia, cuatro especies de monos: La Marimonda chocoana (Ateles geoffroyi), el bichichi (Saguinus geoffroyi), el maicero capuchino (Cebus capuchinus) y el ahullador negro (Aloutta palliata). También se encontraron poblaciones saludables del puerco de monte (Tayassu pecari).

Luego de confirmar la identidad de las especies descubiertas, se procederá a darlas a conocer a la comunidad científica para buscar la cura de algunas enfermedades y a las autoridades ambientales para evaluar su estado de conservación o riesgo de extinción de acuerdo a los criterios de la Uicn (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

Se espera que los resultados de la presente expedición contribuyan a fortalecer las figuras de Reserva Forestal Protectora y Área de Manejo Especial que cobijan la mayor parte de la región del Darién colombiano (municipios de Unguía y Acandí), para que puedan ser implementadas efectivamente en sus objetivos de conservación y manejo y, en particular, contribuyan a justificar la asignación de una nueva área protegida en el sector del Cerro Takarkuna.

“Indudablemente esta región es una verdadera Arca de Noe, pues el alto número de especies nuevas de anfibios encontrados ofrece una ventana de esperanza ante la grave amenaza de extinción que esta impactando las poblaciones de este grupo de animales en muchas otras regiones del país y del mundo” dijo José Vicente Rodriguez-Mahecha, Director Científico de CI-Colombia.

Servicios Ambientales que prestan los anfibios
Son reguladores de plagas de insectos nocivos para la agricultura. Por ejemplo, una pareja de sapos comunes pueden consumir al año hasta una tonelada de insectos.

Los anfibios igualmente mantienen a una gran variedad de depredadores que se alimentan de ellos y por su ciclo de vida, que se lleva a cabo una parte en el agua y otra en la tierra, movilizan nutrientes entre estos dos paisajes.

Popularmente, los científicos consideran que los anfibios son los guardianes de la salubridad humana, ya que sus pieles lisas y expuesta directamente a los elementos indican si existen condiciones adecuadas para la vida del hombre (son excelentes indicadores de la contaminación con metales pesados, pesticidas, herbicidas y agentes productores de lluvia acida, entre otros).

Amenazas
Las principales amenazas para los anfibios en la región del Takarkuna consisten en la deforestación y perdida del hábitat, entre el 25 y el 30% de las selvas por debajo de los 800 m de altura han sido derribados y convertidos en pastizales. Igualmente el cambio climático ha exacerbado la actividad de un hongo patógeno que esta matando las poblaciones de anfibios en todas las regiones montañosas del mundo.

AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar