Un análisis a la situación actual del quehacer científico en el país, evidenció que los intentos en pro de fomentar un desarrollo científico en el campo de las ciencias ambientales encaminado al bien común, sufre rupturas desde el aspecto administrativo del Gobierno y de la Academia, como principales sectores en los que se debe centrar la importancia de la ciencia.
-
Este hecho fue presentado en la conferencia “Dilemas actuales de la crisis nacional y planetaria: las dificultades del ejercicio científico en Colombia”, dictada, en la Universidad de la Sabana de Bogotá, por la bióloga Martha Fandiño Lozano, Ph. D en Ciencias Ambientales de la Universidad de Ámsterdam, Holanda, e investigadora del Grupo ARCO (Asociación que reúne científicos en conservación biológica del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias, Pontificia Universidad Javeriana).

La investigadora ejemplificó la situación mediante la siguiente parábola: “un grupo de pastores utilizaban una misma zona de pastos. Un pastor pensó, racionalmente, que podía añadir una oveja más a las que pacían en los pastos comunes, ya que el impacto de un solo animal apenas afectaría a la capacidad de recuperación del suelo. Los demás pastores pensaron también, individualmente, que podían agregar una oveja más, sin que los pastos se deteriorasen. Pero la suma del deterioro imperceptible causado por cada animal, arruinó los pastos y tanto los animales como los pastores murieron de hambre”.

AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar