Para el mes de octubre, uno de nuestros científicos destacados es el biólogo Felipe Guhl, quien desde hace más de 25 años está trabajando en el tema de la enfermedad de Chagas, tanto en el ámbito nacional como internacional.
-

Es hijo del geógrafo, Ernesto Guhl, conocido profesor de la Universidad Nacional de Colombia y fue con él con quien conoció gran parte del territorio nacional que inspiró su pasión por llegar hasta los sitios donde la enfermedad de Chagas actúa. “Mi papá siempre decía que ciencia sin humanismo no era ciencia”, por eso desde que inició su relación con el T. cruzi, la aplicación de lo que hace y descubre en el laboratorio para beneficiar a la gente que sufre en carne propia el problema, ha sido parte integral de sus investigaciones.

Felipe tiene una maestría en microbiología de la Universidad de Los Andes. Hizo estudios posteriores en epidemiología de enfermedades tropicales, inmunología y biología celular en el Instituto de Medicina Tropical de Sao Paulo y en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de la Universidad de Londres.

Su interés por la enfermedad de Chagas llegó después de hacer biología marina. De hecho, con dos grandes amigos suyos también biólogos, Henry von Prahl (QEPD) y Max Grogl trabajó en la biología de los ecosistemas marinos del Pacífico colombiano, principalmente en la fauna y la flora de la Isla Gorgona, obteniendo como resultado la incorporación de la isla en el sistema de parques nacionales.

Luego vinieron los parásitos, y con ellos la enfermedad de Chagas. “Está muy ligada al campo nuestro, a la pobreza de la gente, a la mala calidad de la vivienda. Tiene un componente entomológico inmenso porque tenemos una variedad hoy en día de 25 especies de triatominos que son capaces de transmitir el parásito. Poco a poco me fui involucrando en su estudio”, recuerda.

Al principio hizo énfasis en el aspecto inmunológico, haciendo ensayos en animales de experimentación, luego en humanos, buscando moléculas que permitieran desarrollar nuevos exámenes de diagnóstico de más fácil aplicación a nivel de campo. Luego, en un trabajo paralelo, empezó a trabajar con quienes vivían en las zonas más afectadas en Colombia, como el valle del Río Magdalena, la región del Catatumbo, la Sierra Nevada de Santa Marta, el piedemonte llanero y la Serranía de la Macarena.

Sin dejar la investigación básica, Guhl ha ido incursionando en el estudio de campo, en el diseño de políticas públicas en salud, de cobertura nacional, y también en el desarrollo de programas continentales para controlar la enfermedad .Ha sido asesor de la OMS durante mas de 15 años en este tema y conoce la realidad de la situación profundamente.

AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar