La investigación titulada “Especies de las zonas áridas de Colombia”, estudio realizado por biólogos de la Universidad Nacional, Sede Bogotá, concluyó que las excretas de los murciélagos sirven como abono orgánico para remplazar fertilizantes químicos que provocan gran daño al medio ambiente y la salud.
-
Los investigadores Alberto Cadena, Jimmy Ariza y Adriana Albesiano, estudiaron el comportamiento de los murciélagos, además de su importante papel como regeneradores de bosques. La idea ya está haciendo curso entre los campesinos de Boyacá.

En la misma línea, Yaneth Muñoz, bióloga del Instituto de Ciencias Naturales, encontró que durante el proceso normal de digestión los murciélagos eliminan parte de sus alimentos a través de las excretas.

Grandes cúmulos de guano se convierten en una oferta alimenticia que atrae otros animales como cucarrones, grillos, arañas y escorpiones, entre otros, que sumados a los hongos y las bacterias, tienen la misión de descomponer el excremento al que los científicos le han hallado propiedades fertilizantes de gran efectividad, por los altos contenidos de nitrógeno, sodio y potasio.

Proteger los lugares de refugio de los murciélagos es el llamado de atención que hacen los investigadores. En el estudio se encontró que las concentraciones de guano en las cuevas y cavernas provienen en su mayoría de los guácharos y los murciélagos. Se concluyó que las excretas de otros mamíferos silvestres que entran y salen de las cuevas también sirven como abono.

La propuesta es sacar todo el guano y utilizarlo en los sistemas agrícolas a cambio de los fertilizantes químicos. “Si un campesino cuida su gruta, empezando por evitar que los espeleotemas, principal refugio de los murciélagos, sean mutilados, y en vez de espantar la fauna, por considerarla dañina, no interfiere en su ciclo de vida, obtendría cantidades significativas de guano que podría vender al sector agrícola. Con ello se beneficiaría él, el ecosistema y el suelo”, argumenta la profesora Muñoz.

Esta propuesta ya está haciendo curso entre los campesinos de Boyacá, quienes han empezado a tomar conciencia sobre la importancia de preservar las cuevas y cavernas, hoy objeto de una industria turística mal planificada.


Otros resultados

La investigación concluyó que en el país hay tres especies de murciélagos hematófagos (que se alimentan de sangre) y no todos son transmisores de rabia, dicen los investigadores.

De las 800 especies existentes en el mundo, el 70% son insectívoras, el resto se alimenta de frutos o néctar y una menor proporción, de animales.

Los quirópteros (que consumen insectos) son agentes importantes en el control de plagas y los frugívoros y nectarívoros son determinantes en la polinización y propagación de semillas. Un murciélago captura hasta 600 mosquitos en una hora y una colonia consume hasta 125 toneladas en una noche. Por otra parte, 300 plantas, entre ellas los árboles de mango, plátano y durazno, dependen de ellos para su dispersión.

AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar