“Sin cambios en la educación, en la actitud, valores y procedimientos en los colegios y universidades, el conocimiento se seguirá quedando en aquello que el estudiante considere que es suficiente para sacar una buena nota y no más, y de esta forma el conocimiento se quedará inerte e inactivo y no se podrá aprovechar para el país”, advirtió el profesor Carlos Vasco a propósito de los desafíos que debe afrontar el sector educativo colombiano.
-
La afirmación la hizo en la conferencia “Problemas y retos de la educación en ciencia y tecnología de la educación en Colombia”, organizada por el Instituto Pensar de la Universidad Javeriana. Problemas y retos que no son pocos si tenemos en cuenta que, según el profesor José Luis Villaveces de la Universidad de los Andes, para al menos encaminar el país por la senda del desarrollo científico se deberían seguir las recomendaciones de Naciones Unidas de invertir el 1% del PIB en actividades relacionadas con ciencia y tecnología -hoy se invierte entre el 0.3 y el 0.5% según Villaveces- y graduar al menos cuarenta mil doctores en los próximos cuatro años; en 2004 el país contaba con 1.995 doctores, según el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología.

Estas cifras en cuanto a inversión se refiere. Sin embargo, la sola inversión y las políticas públicas no son suficientes sino se cuenta con el capital humano: con estudiantes competentes e interesados en desarrollar una carrera como científicos basados en una sólida formación.

Allí, en la formación, se encuentra uno de los retos mayúsculos: el ser capaces de adecuar una didáctica y una pedagogía que le permita al alumno afrontar el “reto del aprendizaje significativo”, como lo llamó el profesor Vasco.

Esto es, que el estudiante incorpore el significado y el sentido de lo que está aprendiendo más allá de “memorizar una fórmula, una técnica o una definición”, subrayó el investigador.

A este respecto es de notar la coincidencia de Vasco con el neurólogo Rodolfo Llinás quién, en su reciente visita al país, explicó que lo importante en el proceso educativo es que el alumno sea capaz de comprender, “y estar en capacidad de poner en contexto cada uno de los aprendizajes adquiridos”.

Para el caso específico de la educación en ciencia y tecnología, Vasco señaló que otro de los retos es elevar la calidad de la enseñanza de las matemáticas y de las ciencias naturales apostándole a la permanente cualificación de los docentes y a la revalorización de su enseñanza. En esta dirección cabe recordar que el mismo investigador señaló en el documento “Siete retos de la educación colombiana para el período 2006 a 2019” que uno de los desafíos a afrontar era justamente el de “conciliar la necesidad de altos niveles de educación en las matemáticas, las ciencias naturales y las tecnologías con la creciente apatía de los y las jóvenes respecto a estas áreas”.

En esta medida, según el mismo documento, factores como la escasez de docentes bien preparados para enseñar matemáticas, ciencias naturales y tecnologías, la disminución de horas de enseñanza, y especialmente el desprecio por la pedagogía y didáctica de estos campos del conocimiento, se constituyen para el profesor Vasco en un “suicidio colectivo desde el punto de vista demográfico: al aburrir, humillar y desterrar del paraíso matemático y de los paraísos científicos a los jóvenes que no logran buenos rendimientos en estas áreas, están reduciendo el número de aspirantes a estudios avanzados en las mismas, y están impidiendo que se amplíe el apoyo ciudadano a ellas y a los y las jóvenes que quieran estudiarlas”.

Cabe agregar que, según el investigador, esta tendencia a distanciarse del estudio de las ciencias básicas no sólo se da en Colombia, sino incluso en los Estados Unidos como parte de una era que llamó postepistemológica, en la que se cuestionan los análisis cuantitativos y se populariza una crítica radical de la ciencia sumada a la revalorización de saberes no científicos y el resurgimiento de las medicinas alternativas, del ocultismo, la astrología y la parasicología.

AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar