Hasta hoy la enfermedad se controlaba con cirugías reiteradas y el implante de válvulas fijas. Pero un nuevo sistema ideado en la UNL propone una solución "inteligente" que no daña el ojo. El invento ya fue patentado y premiado en Innovar.
-
Un nuevo invento argentino podría llegar a ser clave en el tratamiento del glaucoma, una enfermedad del ojo que afecta al 4% de la población argentina y es la segunda causa de ceguera en todo el mundo. Se trata de una microválvula inteligente que evitaría recurrir a la cirugía para solucionar el mal.

El invento, ya patentado y ganador del premio Innovar 2007 en el área de investigación aplicada, fue desarrollado por científicos de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet). El dispositivo, que mide sólo 7 milímetros, posee un sistema que lo vuelve capaz de "amoldarse" a la estructura del ojo sin dañarlo, controlar su presión y drenar líquido cada vez que haga falta. La idea es evitar que la persona llegue al quirófano.

El glaucoma se genera a partir de una elevada presión ocular, que se traduce en una producción excesiva de líquido que el ojo no puede absorber y que presiona al nervio óptico, lo que lleva (en casos extremos) a la ceguera.

Las actuales cirugías se encargan de drenar ese líquido que el ojo produce en exceso, ayudadas por válvulas que se implantan en el globo ocular con algunos engorrosos inconvenientes, como su tamaño excesivo (miden 15 milímetros) y una estructura fija, que provoca desde molestias constantes hasta hemorragias, fibrosis y otras consecuencias indeseables.

"Nuestra idea fue optimizar las válvulas corrientes de dos maneras: hacerlas más chiquitas, para que provoque el menor movimiento posible en el tejido y crear un sistema inteligente que supere a las actuales válvulas fijas", indicó Fabio Ariel Guarnieri, investigador de la UNL y el Conicet y docente de la Facultad de Bioingeniería de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Uner).

El trabajo fue realizado por un grupo de investigadores del Centro Internacional de Mecánica Computacional (Cimec-Intec), dirigido por Guarnieri también colaboraron científicos del Laboratorio de Física de Semiconductores del Instituto de Catálisis y Petroquímica (Intec). El pasado 4 de octubre ganaron un Premio Innovar, que otorga la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación (Secyt), en la categoría "investigación aplicada".

AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar