El aumento de la contaminación, la deforestación y las demás acciones humanas que han generado el cambio climático están afectando negativamente la biodiversidad del planeta y están causando la desaparición de algunas especies que ofrecen alternativas para el tratamiento y cura de enfermedades, aseguró Eric Chivian, Premio Nobel de Paz (1985), durante la conferencia ‘Biodiversidad y Salud Humana’ ofrecida el 20 de agosto en la Universidad de Los Andes, en el marco de la celebración de los 60 años de la Universidad.
-
Chivian, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, donde es fundador y director del Centro para la Salud y el Medio Ambiente Global, advirtió que algunas especies de plantas y de animales, cuyo hábitat ha sufrido graves transformaciones, están en peligro de extinción, con lo cual se pierde la posibilidad de estudiarlos en beneficio de la salud humana.

Para el Premio Nobel de Paz, un buen ejemplo es el oso polar, que podría desaparecer antes de finalizar el presente siglo como consecuencia del derretimiento del Ártico. Esta especie es objeto de estudio de la comunidad médica porque durante su periodo de hibernación, de entre 5 y 7 meses, permanece inmóvil sin desarrollar problemas de osteoporosis, como sí ocurre con los humanos que enfrentan largos periodos de inmovilidad.

Según Chivian, considerado en 2007 por la revista estadounidense Time como una de las 100 personas más influyentes en el mundo, otro frente de estudio del que es objeto el oso polar tiene que ver con la capacidad de reciclar su orina, lo cual podría ofrecer soluciones a pacientes con problemas renales.

En el mismo sentido, se refirió a la necesidad de estudiar la obesidad de esta especie, ya que no sufre de diabetes tipo 2 y podría ofrecer pistas para enfrentar esta enfermedad en humanos. Si dejamos que desaparezca el oso polar también podríamos perder todas estas oportunidades, agregó.

Chivian habló de otros ejemplos de avances científicos recientes que demuestran el potencial uso de la biodiversidad para mejorar la salud humana, con énfasis en medicinas, enfermedades infecciosas y seguridad alimentaria. En el caso de Colombia, destacó el trabajo que viene desarrollando la Universidad de los Andes en el estudio de las diferentes especies de ranas venenosas, las cuales han mostrado ser útiles para el tratamiento de dolores crónicos.

La conferencia de Chivian se centró en su último libro Sustaining Life: how human health depends on biodiversity, el cual reúne el trabajo iniciado en la Cumbre de Río de 1992 por cerca de 100 científicos de todo el mundo.

AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar