Tras un proceso de investigación y observación, científicos del Laboratorio de Comportamiento de Invertebrados, de la Facultad de Agronomía, de la Universidad Nacional de Colombia, realizaron el primer registro mundial para la ciencia del comportamiento de muerte fingida en el Ricinulei, un arácnido catalogado entre los más raros de la naturaleza.
-
Arácnidos no son solamente arañas. En el mundo existen 11 órdenes, entre los que se encuentran garrapatas y ácaros, escorpiones, opiliones, solpúgidos o arañas camello, arañas látigo, vinagrones, pseudoescorpiones, esquizómidos, palpígrados y ricinuleidos.

“En el mundo existen más de 35 mil especies de arañas, de las cuales mil se encuentran en Colombia. Los Ricinulei son uno de los grupos de arácnidos menos estudiados, debido a que cuentan con sólo 58 especies a nivel mundial y aunque cuatro se han reportado en el país, no se habían adelantado estudios sobre su conducta. Así, la investigación permitió registrar el comportamiento antidepredador de muerte fingida o tanatosis de la especie Cryptocellus pos. narino bajo condiciones controladas, es decir en laboratorio”, indicó el biólogo entomólogo Edison Torrado-León, director de la investigación y del Laboratorio de Comportamiento de Invertebrados.

Según explicó Luis Fernando García-Hernández, co-investigador, estudiante de la Universidad Militar Nueva Granada, este tipo de comportamiento también llamado tanatosis (en griego Thanatos, personificación de la muerte no violenta), consiste en que el arácnido se hace el muerto como defensa frente a un depredador o enemigo natural. Una vez percibe que el peligro ha pasado, éste retoma su estado normal y huye.

De acuerdo con los investigadores, la muerte fingida es una forma de protección debido a que los Ricinulei no cuentan con mecanismos de defensas como pinzas, veneno y otras defensas químicas. Así mismo, su velocidad de desplazamiento es muy lenta lo que le resta posibilidades de supervivencia ante un agresor ligeramente veloz, pues se desplazan a una velocidad de carrera de aproximadamente 1.4 centímetros por segundo a diferencia de la cucaracha americana que lo hace a casi 80 centímetros por segundo.


AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar