La Sigatoka Negra es la enfermedad más devastadora del cultivo del plátano en el mundo, ataca las hojas de la planta y disminuye su capacidad para la absorción de luz solar. Como consecuencia se afectan directamente los frutos que no alcanzan su peso óptimo, ni logran madurar correctamente.
-
“En Colombia, esta enfermedad destruyó más del 50% del área sembrada, sacó a la economía campesina como productora de este renglón básico de la canasta familiar y subió los costos de producción de $1.5 millones por hectárea a más de $6 millones”, afirmó Alfonso Martínez, funcionario de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica).

Entre los métodos más utilizados para combatir la Sigatoka negra, causada por el hongo Mycosphaerella fijiensis, está el uso de fungicidas químicos; sin embargo, el empleo de estas sustancias repercute nocivamente en el medio ambiente y afecta la salud tanto al consumidor de plátano como al cultivador porque muchos de esos productos pueden ser cancerígenos.

· La captura de carbono no es venta de oxígeno. Significa que el bióxido de carbono y otros gases como el metano y el óxido nitroso calientan la atmósfera. El oxígeno no.
· Son aceptados internacionalmente árboles de más de tres metros de altura y gramíneas gigantes como la guadua que permitan obtener productos de larga vida.

Atendiendo esta problemática, la Línea de Investigación del Plátano, del departamento de Fitotecnia de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de Caldas realiza diferentes proyectos en los cuales se estudia cómo combatir esta enfermedad.

“El problema de la Sigatoka negra radica en que al plátano no se le puede hacer mejoramiento genético dada su propagación asexual. Es decir, no hay un intercambio genético, por lo tanto, de un mismo individuo sale otro exactamente igual y por consiguiente, la mayoría de los materiales comerciales son altamente susceptibles a la enfermedad y es necesario recurrir a prácticas de manejo como la utilización de fungicidas”, explicó Jairo Castaño, investigador de la Universidad de Caldas.

Así mismo, el investigador enfatizó en que existe el riesgo de que los agentes causantes de las enfermedades adquieran resistencia a los mismos productos químicos, por el continuo uso, fenómeno que se ha demostrado en más de 150 especies de hongos, entre los cuales está M. Fijiensis.

La iniciativa que presenta esta institución para descartar el uso de fungicidas químicos es el empleo de ácidos fúlvicos, que son líquidos provenientes de la degradación o descomposición natural del plátano y se aplican directamente a la planta. Una de sus características es su alto contenido en potasio, el cual, según los investigadores, se deposita en las paredes de las células y las hace más resistentes a agentes infecciosos.

Los integrantes de la Línea de Investigación de Plátano demostraron la efectividad de los ácidos fúlvicos para manejar la Sigatoka negra en cultivos de plátano dominico hartón, el cual después del tratamiento mostró una mayor cantidad de hojas en buen estado al momento de formación del racimo. De acuerdo con Castaño, “hemos hallado que es posible manejar eficientemente la enfermedad a través de prácticas más limpias que conllevan al cuidado del medio ambiente y a la producción de alimentos más sanos”.

Entre los tratamientos realizados se encontró que, cuando se utilizaron ácidos fúlvicos al 0.5%, el peso, el diámetro y la longitud del dedo central del racimo de plátano mejoró notoriamente, pues al controlar la Sigatoka negra se logró que las hojas de la planta tuvieran un área sana mayor para recibir los rayos solares y de esa manera una mejor acumulación de carbohidratos en el racimo.

Según Martínez, “el uso de ácidos fúlvicos sería ideal para el control de la Sigatoca negra ya que no se emplearían controles químicos”. La aplicación de esta sustancia no contamina el medio ambiente y además se puede utilizar como una nueva alternativa para combatir esta enfermedad del cultivo del plátano, ya que M. fijiensis, no genera resistencia a este producto. 


AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar