Sacha inchi, alternativa nutricional y competitiva para municipio colombiano
Sacha inchi, alternativa nutricional y competitiva para municipio colombiano
La Gobernación de Antioquia, las universidades Eafit, Nacional y la Universidad Pontificia Bolivariana ofrecen desde la ciencia y la innovación social, una planta piloto como alternativa alimentaria y de negocio para El Bagre y la subregión del Bajo Cauca antioqueño. 
-

La Sacha Inchi, o Plukenetia volúbilis L., es una oleaginosa promisoria, es decir, un vegetal que promete y ofrece diversas alternativas competitivas en cuanto a su cultivo y sus nutrientes, pues es rica en proteínas y aceites insaturados.

Esta semilla, parecida a una almendra, es originaria del Perú, donde se conoce como maní Inca. También predomina en el sur de Colombia, principalmente en Amazonas y Putumayo. El fruto de Sacha Inchi cultivado en Colombia tiene grandes potenciales de uso, gracias a sus características nutricionales puede llegar a tener 41,4 % de aceite, 24,7 % de proteína, y cantidades de micronutrientes como potasio magnesio y calcio importantes

A partir de estas características, la Universidad Pontificia Bolivariana, la Universidad Nacional y la Universidad Eafit, con recursos del Sistema General de Regalías de la Gobernación de Antioquia, emprendieron la aventura científica, técnica y social de un proyecto con la oleaginosa promisoria sacha inchi con miras a su desarrollo agroindustrial.

De este proyecto, investigadores del Grupo de Investigaciones Agroindustriales de la Universidad Pontificia Bolivariana, lideraron el diseño, construcción y puesta en marcha una planta prototipo de obtención de harina a partir de la torta residual de sacha inchi con el fin de formular un modelo agroindustrial que permita agregar valor al fruto obtenido de esta oleaginosa a través del desarrollo de procesos, prototipos y productos innovadores que cumplan con las exigencias de los mercados internacionales.

Esta planta piloto fue recientemente ubicada en el municipio de El Bagre, Bajo Cauca antioqueño, con el anhelo conjunto entre investigadores de las universidades, la Gobernación y la comunidad bagreña de poner en acción nuevas opciones de aprovechamiento de residuos agrícolas.

"Los recursos naturales de El Bagre han sido explotados a partir la minería formal e informal. Mucha gente vive de la minería, pero a veces no hay otras alternativas de sustento económico para las familias. El sacha inchi es un producto agrícola para otro tipo de negocio, en este caso inclusivo, donde las mismas familias siembren y extraigan el aceite, del cual queda el residuo con el cual obtenemos la harina y que hasta ahora había tenido solo un uso como alimento animal no controlado", explica Lina María Vélez, docente investigadora de la Facultad de Ingeniería Agroindustrial de la UPB y líder del proyecto de la planta piloto de sacha inchi.

Con esta iniciativa, se ha logrado también un trabajo exitoso entre universidades, cada una aportando sus fortalezas y su tradición en campos que en términos generales, van desde lo técnico y científico, hasta una labor social con alto impacto, ambiental, nutricional y de concepción estratégica de valor agregado para una población. Una transformación de oportunidades, en este caso con el sacha inchi que impregna de la vitamina del emprendimiento y el conocimiento a una población promisoria con proyección social.

AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar