Universidad Nacional aporta al mejor manejo de los caudales
Universidad Nacional aporta al mejor manejo de los caudales
En la revisión de 13 grandes proyectos con licencia para el uso de caudales de ríos en el país, investigadores de la UN hallaron problemas. Una futura resolución de Minambiente acogerá sus aportes.
-

En Colombia se otorgan licencias ambientales para el manejo de los caudales de los ríos con datos científicos y técnicos limitados, acudiendo a conceptos importados que no se adaptan a la realidad de los ecosistemas hídricos. Esto no ha garantizado el uso sostenible del agua.

En las comunidades suelen haber quejas porque el cauce se secó, porque no hay agua para el ganado ni para los pastos y porque los peces desaparecieron, entre otras. Una metodología propuesta por la Universidad Nacional, a la que Minambiente ya le “paró bolas”, solucionaría esta incapacidad.

Luis Alejandro Camacho Botero, doctor en Modelación de la Calidad del Agua en Ríos, sostiene que en Colombia no existía, hasta hace unos meses, una metodología integral para definir caudales ambientales que garanticen el correcto uso del recurso hídrico.

Esto se debe a que el país posee poca información sobre las características específicas de la diversidad hídrica en las regiones (hidrología, hidráulica, calidad de agua, ecosistemas, etc.).

En la mayoría de proyectos licenciados se establecen usos de los caudales a partir de metodologías propuestas por la autoridad ambiental, entidades nacionales o desarrolladas en otras partes del mundo (México, Brasil o Estados Unidos), sin un consenso acerca de la que debería implementarse en Colombia dada su diversidad física, climática y las limitaciones de información.

Hace un par de años, la UN le propuso al Minambinete una metodología para estimar caudales ambientales a la hora de otorgar licencias.

El objetivo, según Camacho, era tener clara la información que debían recolectar y analizar las empresas a la hora de solicitar permisos. Recientemente, la cartera ministerial elaboró el borrador de una resolución en el que incorpora los conceptos señalados por la Universidad.

“Al no tener esa definición, ni criterios objetivos que garanticen su evaluación, el proceso para el otorgamiento de licencias ambientales se hace difícil, incluso para quienes las solicitan, pues desconocen su trámite”, dice Camacho. Con la metodología desarrollada por la UN se espera avanzar en esta problemática.

Otra de las limitaciones del modelo que utiliza actualmente la cartera ambiental es que en Colombia se establece un caudal fijo promedio para todo el año. ¿Cuál es el problema? Según el profesor Camacho, que no se tiene en cuenta la estacionalidad y variabilidad del clima.

No es lo mismo tener un caudal fijo para épocas de verano intenso que para épocas de invierno crudo. Dependiendo la temporada del año o ante fenómenos climáticos como El Niño o La Niña, se requeriría determinar promedios mensuales y anuales de caudales ambientales.

En la propuesta de la Universidad Nacional de Colombia se establece la necesidad de verificar el nivel de los ríos como mínimo cada dos años, con mediciones detalladas sobre los peces, los macroinvertebrados (insectos, larvas, crustáceos, moluscos) y la comunidad de microorganismos acuáticos que se adhieren a las plantas enraizadas (perifiton). El objetivo es comprobar que los caudales definidos no presentan efectos adversos.

AVISO COOKIES

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar